Medicos de Hoy

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Empresas

Añada su empresa en nuestro directorio gratuitamente.

Eventos

Calendario de eventos, congresos, conferencias y exposiciones.

Articulos

Publique articulos de su autoría gratuitamente. Como enviar...

Emergencias

Encuentre los hospitales, clínicas y sanatorios mas cercanos a su zona.

Pediatría

Los alergólogos pediátricos advierten sobre las alergias a frutos secos en época navideña

Correo electrónico Imprimir

Durante las fiestas aumenta el consumo de frutos secos

Los alergólogos pediátricos advierten sobre las alergias a frutos secos en
época navideña

· No se recomienda que los menores de 3 años tomen frutos secos, que
forman parte de salsas y dulces navideños

· En caso de duda conviene realizar un diagnóstico preciso en una
unidad de alergología pediátrica

Madrid, 2 de diciembre de 2011. El mayor consumo de dulces elaborados con
frutos secos, como polvorones, pastas y turrones, hace aumentar el número de
reacciones alérgicas entre la población infantil durante las Navidades,
según advierte la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia
Pediátrica (SEICAP). Los alergólogos pediátricos señalan que es importante
evitar los frutos secos antes de los 3 años. "Muchos niños alérgicos prueban
estos alimentos coincidiendo con las fiestas de La Navidad y a veces debutan
en esta época del año con reacciones al probar dulces con frutos secos, que
muchas veces se consumen fuera de casa", advierte la doctora Flora
Martín-Muñoz, de la Unidad de Alergia Infantil del Hospital La Paz y miembro
del Comité de Alergia Alimentaria de la SEICAP.

Según diferentes estudios del 3 al 8 % de la población infantil es alérgica
a algún alimento, un porcentaje que se incrementa cada año, según se ha
visto en diferentes estudios epidemiológicos. La leche y el huevo son los
alérgenos más comunes, seguidos del pescado, los frutos secos y las
legumbres. Sin embargo, la alergia a frutos secos es una de "las más
peligrosas y persistentes", según esta especialista.

Durante la época navideña son más frecuentes las comidas o degustaciones
fuera de casa, así como el consumo de dulces, aperitivos, platos y salsas
cuyos ingredientes incluyen estos potenciales alérgenos, por lo que los
alergólogos pediátricos aconsejan, si ya hay un diagnóstico de alergia
alimentaria, extremar la vigilancia sobre la composición de los alimentos
que se les da a probar a los niños. "Para hacerlo más llevadero aconsejamos
a las madres que vienen a la consulta recetas alternativas sin frutos
secos", explica la doctora Marisa Ridao, de la Unidad de Alergia del
Hospital de Terrassa y secretaria de SEICAP. Por su parte, la Asociación
Española de Alérgicos a Alimentos y al Látex (AEPNAA) incluye, en su web
(www.aepnaa.org) y en sus talleres, recetas de dulces sin frutos secos,
leche o huevo.

Pruebas diagnósticas
Los niños con intolerancia al huevo o a la leche tienen más predisposición a
padecer otras alergias alimentarias. Si nunca han probado los frutos secos,
la doctora Ridao recomienda que "empiecen a ingerirlos en pequeñas
cantidades, preferiblemente de forma triturada, y a ser posible a mediodía
para poder observar los posibles efectos, pues los síntomas pueden aparecer
de forma inmediata". En el caso de sospecha los expertos aconsejan acudir a
realizar un completo diagnóstico en una consulta especializada en
alergología pediátrica. Un estudio de la Universidad Federico II de Nápoles,
publicado el pasado mes de octubre en la revista Nutrition, concluía que la
mejor prueba para diagnosticar o descartar una alergia alimentaria es un
test de provocación con el alimento. Sin embargo según la doctora
Martín-Muñoz siempre debe ir precedida de un estudio alérgico llevado a cabo
por un especialista entrenado en el diagnóstico y tratamiento de
enfermedades alérgicas en niños. Todo ello hace posible detectar con
exactitud, y con el menor riesgo posible, los alérgenos responsables de
reacciones en cada niño. Solo así, es posible instaurar una dieta adecuada
para cada paciente.

Las reacciones que pueden desarrollarse en niños con alergia a frutos secos
después de su ingesta "incluyen urticaria, angioedema, asma, rinitis,
conjuntivitis, síntomas digestivos o reacciones de anafilaxia. En algunos
casos, si no se actúa a tiempo con medicación de rescate, las consecuencias
pueden llegar a ser fatales", explica la doctora Ridao.

LA SEICAP
La Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergología Pediátrica
(SEICAP) agrupa a médicos especialistas en el diagnóstico y tratamiento del
niño alérgico o inmunodeficiente.  Está formada por todos los pediatras  y
alergólogos especializados en Alergia e Inmunología Pediátrica y contribuye
a mejorar la calidad de vida de los niños alérgicos a alimentos, siendo
pioneros en España en las técnicas de inducción a tolerancia en leche y
huevo.


Para más información:
Carlos Mateos/Rocío Jiménez. COM SALUD.
Tels.: 91223 66 78/ 685 53 68 16

Publicado en: www.medicosdehoy.com

Síndrome de Gorlin. Correlación entre alteraciones estructurales en el sistema nervioso central (SNC) y funciones neurocognitivas. Descripción de un caso clínico.1

Correo electrónico Imprimir

Gorlin syndrome. Relationship between structural alterations in CNS and neurocognitive function. description of a case

Dr. José Alberto Angemi. Médico Especialista Jerarquizado en Psiquiatría y Psicología Pediátricas. Magister en Psicoinmunoneuroendocrinología. Director Clínica Psiquiátrica San José, Concordia, Entre Ríos, Argentina. Psiquiatra del Hospital Santa Rosa, Chajarí, Entre Ríos.

Lic. Gustavo Anzardi. Psicólogo. Magister en Neuropsicología. Staff de Departamento de Internación, Clínica San José.

Dr. Juan Carlos Zuccotti. Médico especialista en psiquiatría infanto-juvenil. Jefe del Departamento de Psiquiatría Infantil, Clínica San José.

Fuente: www.portalesmedicos.com


RESUMEN

Se describe un caso de un paciente con Síndrome de Gorlin y las correlaciones entre alteraciones estructurales en el sistema nervioso central (SNC) (Turricefalia y macrocefalia, atrofia cerebelosa, megasisterna magna, dilatación ventricular supratentorial, quiste aracnoideo de la cisterna del velum interpositum y espacios de líquido cefalorraquídeo (LCR) de la convexidad frontal prominentes) y funciones neurocognitivas.

PALABRAS CLAVE: Síndrome de Gorlin, funciones neurocognitivas, atrofia cerebelosa, macrocefalia

ABSTRACT

We describe a case of a patient with Gorlin syndrome and correlations between structural alterations in CNS (Turricefalia and macrocephaly, cerebellar atrophy, megasisterna magna, supratentorial ventricular dilatation, arachnoid cyst of the velum cistern interpositum and prominent CSF spaces of the frontal convexity) and neurocognitive functions.

KEY WORDS

Gorlin syndrome, neurocognitive function, cerebellar atrophy, macrocephaly

INTRODUCCIÓN

EL síndrome de Gorlin-Goltz, o del Nevo Basocelular, es una rara enfermedad de transmisión autosómico dominante, caracterizada por anomalías fenotípicas y alteraciones del desarrollo, con formación de tumores postnatales, especialmente nevos basocelulares en el 90% de los casos descriptos en la literatura, además de queratoquistes odontogénicos, alteraciones esqueléticas y neurológicas.(Lo Muzio 2008; Jones et al 2005).

El primer caso reportado data del año 1894 por Jarisch y White y descrito con posterioridad por Gorlin y Goltz en la década del 60, a quienes se debe su nombre. (Ljubenovic M. et al 2007; Agurto P. et al 2004).

La causa genética está ligada a mutaciones del gen PTCH, homólogo al de la mosca Drosophila, y presente en todos los vertebrados, cuya función se relaciona con la supresión tumoral (ubicación en humanos 9q22.3-31) (Bale et al, 2001).

García Oguiza et al (2006) describen un caso con inversión pericéntrica del cromosoma 9 asociada a la mutación genética.

La incidencia se estima en 1 caso cada 50.000 o 150.000 habitantes, apareciendo en todos los grupos étnicos, con más frecuencia en raza blanca. Afecta por igual a mujeres y varones (Patil K et al 2005; Kimonis et al 1997)

En 1997 Kimonis et al describieron que el diagnóstico para el síndrome debía basarse en la presencia de dos criterios principales o uno principal y dos menores.

Criterios principales:

1- Más de dos carcinomas basocelulares o uno en menor de 20 años.
2- Queratoquistes de los maxilares demostrados con estudio histopatológico.
3- Tres o más pits palmares o plantares.
4- Calcificación bilaminar de la hoz del cerebro (si es menor de 20 años).
5- Costillas bífidas, fusionadas o marcadamente expandidas.
6- Pariente de primer grado con la enfermedad.
7-Mutación del gen PTCH en tejido normal

Criterios menores:

1- Macrocefalia determinada después de ajustar para la edad.
2- Malformaciones congénitas: fisura labial o palatina, prominencia frontal, facies anchas, hipertelorismo moderado a severo.
3- Otras alteraciones del esqueleto: deformación de Sprengel, marcada deformación pectoral, sindactilia.
4- Anomalías radiográficas: puente en silla turca, anomalías vertebrales tales como hemivértebras, fusión o elongación de los cuerpos vertebrales, defectos de modelaje de manos y pies, o radio lucidez en forma de llamas en las manos o pies.
5- Fibroma de ovario.
6- Meduloblastoma.

CASO CLÍNICO
Se presenta a consulta un sujeto varón, de 22 años de edad.
En el examen físico se destacan los siguientes puntos:

- Macrocefalia (Perímetro cefálico 63,5 cm), con prominencia frontal.
- Reconstrucción mandibular (año 2002), por mala implantación dentaria, ausencia de incisivos laterales y queratoquistes. (Ver figura 1)
- Hipertelorismo
- Pits palmares y plantares (en ambas manos y pies)
- Pectus excavatum

En RNM cerebral se evidencia:

- Turricefalia.
- Reducción del volumen del cerebelo.
- Megasisterna magna
- Dilatación ventricular supratentorial
- Ventrículo lateral izquierdo mayor que el derecho.
- Quiste aracnoideo de la cisterna del velum interpositum.
- Espacios de líquido cefalorraquídeo (LCR) de la convexidad frontal prominentes. (ver figuras 2 y 3)

Como características generales de personalidad, presenta un déficit importante en las relaciones sociales, muy retraído, solitario, con muy baja autoestima y desvalorización personal y le cuesta expresar los sentimientos de una manera espontánea.

Durante las entrevistas siempre mantuvo un trato cordial, respetuoso, colaborador.

Como antecedentes personales significativos se mencionan: Peso al nacimiento 4450 gramos. No se registró diabetes en la madre.

Cursó su escolaridad hasta el 7° grado completo. Culminó el mismo a la edad de 15 años, con adaptaciones curriculares (en Argentina el 7° grado se completa normalmente a los 12 años de edad). Luego, se desempeñó laboralmente junto a su padre en el rubro hojalatería.

Evaluación Neuropsicológica

La misma se realizó teniendo en cuenta los siguientes procesos neuropsicológicos: atención, memoria, lenguaje, pensamiento, procesos ejecutivos y coeficiente intelectual.

Atención.

Para su evaluación se implementaron las siguientes pruebas:

• Batería de Evaluación Neurocognitiva Integral (BENI) (Cardamone 2004). Ítem 1 Atención: el paciente obtuvo un puntaje de 0 en este ítem.
• Trail Making Test, parte B (Chemer et al, 2008; Fernández et al 2002): el paciente realizó la prueba en 3,5 minutos, siendo el tiempo medio estipulado 1 minuto, y cometió 2 errores.
• Sub-ítem Completamiento de Figuras (WISC III (Wechsler D, 2007)): el paciente obtuvo un puntaje de 26 sobre un total de 30.
• Sub-ítem Claves (WISC III): el paciente obtuvo un puntaje de 40 sobre un máximo de 119.

 

 

Se evidencia déficit en su atención voluntaria o sostenida. Se vio dificultada la secuenciación, la flexibilidad y el rastreo visual. También presentó omisiones y desautomatización de elementos de la serie en orden inverso, pero corrige espontáneamente.

Memoria.

Para su evaluación se emplearon las siguientes pruebas:

• Test de Aprendizaje Auditivo Verbal de Rey (RAVLT): el paciente obtuvo un puntaje de 16 sobre un máximo de 75.
• Evocación espontánea del RAVLT (Rey 1997): el paciente obtuvo un puntaje de 7 sobre un máximo de 15.
• Reconocimiento del RAVLT: el paciente obtuvo un puntaje de 13 sobre un máximo de 15.
• Figura compleja de Rey-Osterrieth (evocación) (Fastenau et al 1999): el paciente obtuvo un puntaje de 24 sobre un máximo de 36.
• Sub-ítem Dígitos (WAIS III): el paciente obtuvo un puntaje de 16 sobre un máximo de 30 (10 en orden directo y 6 en orden inverso).
Se observa un rendimiento deficiente en su memoria verbal de corto plazo, mejorando su performance en su memoria verbal y visual de largo plazo. Su memoria auditiva de corto plazo presenta déficit leve, asociado a la dificultad descripta en el punto Atención. Se observaron intrusiones leves, no así perseveraciones.

Lenguaje.

Para su evaluación se emplearon las siguientes pruebas:

• BENI. Item 5 Lenguaje: el paciente obtuvo un puntaje de 0 en este ítem.
• Fluidez verbal semántica (Butman et al 2000; Fernández et al 2004): 13 palabras en 60 segundos, sin intrusiones ni perseveraciones.
• Fluidez verbal fonológica: 9 palabras en 60 segundos.

En este aspecto el paciente no presenta déficit de significación. Sólo se registró un error en la división del punto 5.12 cálculos aritméticos.

Pensamiento.

Para su evaluación se emplearon las pruebas propuestas por la BENI, ítem 6 Pensamiento.

En ellas se observaron déficits que están asociados a una hegemonía del pensamiento concreto o funcional-descriptivo. Su dificultad en la posibilidad de corregir sus errores (control y verificación de la actividad intelectual) está relacionada con la complejidad de la tarea.

Asimismo, se observó déficit en el plano operacional del pensamiento. Es decir, mantiene el motivo y el objetivo de la tarea, pero se altera el plano de las acciones y operaciones para su resolución correcta. Presenta dificultades en el modo de acceder a un resultado satisfactorio, dependiendo ello de la complejidad del problema.

Procesos ejecutivos.

Para su evaluación se emplearon las siguientes pruebas:

• Test del Reloj a la orden (Cacho et al 1999; Martinez- Arán et al 1998): el paciente obtuvo 9 puntos sobre un máximo de 10.
• Sub-ítem Cubos (WISC III): el paciente obtuvo el puntaje máximo.
• Figura Compleja de Rey-Osterrieth (copia): el paciente obtuvo el puntaje máximo (36 puntos).
• Sub-ítem Laberintos (WISC III): el paciente desarrolló la tarea de manera correcta, pero prolongó los tiempos estipulados.

Es posible observar que el paciente posee sus capacidades visuoespaciales y constructivas conservadas. Los déficits que se observaron en este aspecto están relacionados a fluidez mental disminuida, lo que limita su capacidad de dirigir, organizar y planificar el resto de su actividad cerebral y las estrategias de resolución. También se observó subvocalización para la organización de su conducta y la formulación de un plan.

Coeficiente intelectual.

WAIS: CI total 65

Es posible deducir un predominio inhibitorio en determinados sectores corticales, lo cual le dificulta organizar secuencialmente la tarea, no en cuanto al contenido sino al tiempo y a la forma de ejecutarla.

DISCUSIÓN

Más allá de sus funciones motoras, se relaciona al cerebelo con el control de funciones ejecutivas, aprendizaje, memoria procedimental y declarativa, procesamiento del lenguaje y funciones visuoespaciales. (Barrios et al 2001)
Es importante tener en cuenta la vía de entrada corticopontocerebelosa (Middleton et al 1994) y circuitos eferentes de realimentación cerebelo- tálamo- corticales (Brodal 1991). Todo este circuito conecta al cerebelo con el cerebro, cruzando sus fibras (conexión contralateral), especialmente a áreas paralímbicas, asociativas y frontales- prefrontales, relacionadas al control de las funciones ejecutivas (Delgado García, 2001).

En el caso clínico descripto, hay atrofia cerebelosa importante, con dilatación ventricular supratentorial, a predominio de zonas frontales, con lo que se concluye la afectación de los circuitos mencionados.

Con respecto a la emoción y motivación, hay datos que indican la participación del cerebelo en funciones autonómicas y conductas emocionales y motivacionales, por su conexión con hipotálamo y sistema límbico, a través del vermis y núcleo fastigial (Mediavilla et al 1996).

Nuestro paciente presentó déficit importante en las relaciones sociales, muy retraído, solitario, con muy baja autoestima y desvalorización personal, con dificultades para expresar los sentimientos de una manera espontánea.

Schmahmann et al (1998) describen el Síndrome cerebeloso cognitivo- afectivo, verdadero “resumen” de las alteraciones antes mencionadas, caracterizado por:

Disfunción ejecutiva (planificación, razonamiento abstracto, fluidez verbal, memoria de trabajo).
Perseverancia
Distraibilidad
Desorganización visuoespacial
Cambios de personalidad, con conductas inapropiadas
Dificultades en producción del lenguaje (Schmarhmann 2010, Partridge 2010)

Con respecto a la dilatación de ventrículos, Garcia-Oguiza y col. (artículo citado) describen un caso de Síndrome de Gorlin neonatal asociado a hemimegalencefalia, confirmado por análisis genético, con macrocefalia y prominencia frontal.

Es importante destacar que el paciente fue atendido y diagnosticado en su primera infancia, no detectándose su patología neuropsiquiátrica hasta la adultez, ya que nunca se había realizado una interconsulta con especialista. Esto marca la importancia del abordaje interdisciplinario y la prevención de conductas inapropiadas y establecimiento de comorbilidades.

Actualmente el enfermo se encuentra encarcelado, con una pena de 19 años de prisión por homicidio.

¿Cuánto de todo esto se podría haber evitado con un abordaje correcto establecido a tiempo?

Es difícil saberlo. Pero la evidencia es clara con respecto a la importancia de la detección precoz de enfermedades, de la neuroplasticidad, de la contención social y el establecimiento de técnicas específicas biopsicosociales para las entidades mencionadas.

Figura 1 (VER TEXTO) 

sindrome_Gorlin_caso/ortopantomografia_dentadura_clinico

 

 

Figura 2 (VER TEXTO) 

sindrome_Gorlin_caso/clinico_RMN_cerebral


Figura 3 (VER TEXTO) 

sindrome_Gorlin_caso/clinico_RMN_craneal


BIBLIOGRAFÍA

AGURTO P., MARDONES M., NUÑEZ B. Síndrome de Gorlin-Goltz: a propósito de un caso clínico. Rev. Otorrinolaringol. Cir. Cabeza cuello; 64 (3): 230-236, dic 2004
BALE A., YU KUAN-PING. The hedgehog pathway and basal cell carcinomas. Human Molecular Genetics, 2001, Vol 10 N° 7 (757-762)
BARRIOS M., GUARDIA J. Relación del cerebelo con las funciones cognitivas: evidencias neuroanatómicas, clínicas y de neuroimagen. Rev Neurol 2001; 33 (6): 582-591
BRODAL P., BJAALIE J., AAS J. Organization of cíngulo- ponto- cerebellar connections in the cat. Anat Embryol. 1991; 184: 245-54.
BUTMAN J., ALLEGRI R., HARRIS R., DRAKE M. Fluencia verbal en español. Datos normativos en Argentina. Medicina (2000). 50:561-569.
CACHO J., GARCÍA R., ARCAYA J., VICENTE J. et al. Una propuesta de aplicación y puntuación del Test del Reloj en la enfermedad de Alzheimer. Rev. Neurol. Argentina. 1999. 28: 648-655
CARDAMONE R. Batería de evaluación neurocognitiva integral (BENI). Editorial Akadia. Bs As, 2004.
CHERNER M, SUAREZ P, POSADA C, FORTUNY LA, et al. Equivalency of Spanish language versions of the trail making test part B including or excluding "CH". Clin Neuropsychol. 2008 Jul;22(4):662-5.
DELGADO-GARCÍA J. Estructura y función del cerebelo. Rev Neurol 2001; 33 (7): 635-642
FASTENAU PS, DENBURG NL, HUFFORD BJ. Adult norms for the Rey-Osterrieth Complex Figure Test and for supplemental recognition and matching trials from the Extended Complex Figure Test. Clin Neuropsychol. 1999 Feb;13(1):30-47.
FERNÁNDEZ A., MARINO J., ALDERETE A. Estandarización y validez conceptual del test del trazo en una muestra de adultos argentinos. Rev Neurol Argentina. 2002. 27: 83-88.
FERNÁNDEZ A., MARINO J., ALDERETE A. Valores normativos en la prueba de fluidez verbal sobre una muestra de 251 adultos argentinos. Rev Neurol Argentina.(2004).4: 12-22
GARCÍA-OGUIZA A., MIRALHÉS-TERRAZA S., CALVO- MARTIN M., LABARTA-AIZPUN J. et al. Sindrome de Gorlin neonatal asociado a hemimegalencefalia confirmado por estudio genético. Rev Neurol. 2006: 43(4).
JONES J., BRENNER C., CHINN R., BUNKER B. Radiological associations with dermatological disease. British Journal of Radiology (2005) 78, 662-671
KIMONIS V., GOLDSTEIN A., PASTAKIA B., YANG M. et al. Clinical manifestation in 105 persons with nevoid basocell carcinoma syndrome. Am J Med Genet 1997; 69: 299:308
LJUBENOVIC M., LJUBENOVIC D., BINIC I., JOVANOVIC D., and STANOJEVIC M. Gorlin-Goltz syndrome. Acta Dermatoven APA Vol 16, 2007, No 4
(166-69)
LO MUZIO L. Nevoid basal cell carcinoma síndrome (Gorlin Syndrome). Orphanet Journal of Rare Diseases 2008, 3:32
MARTÍNEZ-ARÁN A., SOLÉ P., SALAMERO M., DE AZPIAZU P. El test del dibujo del reloj: métodos de evaluación cuantitativos y cualitativos. Rev Neurol 1998; 27 (155): 55-59
MEDIAVILLA C., MOLINA F., PUERTO A. Funciones no motoras del cerebelo. Psicothema, 1996, Vol 8, N° 3, pp 669-683
MIDDLETON F., STRICK P. Anatomical evidence for cerebellar and basal ganglia involvement in higher cognitive function. Science 1994; 266 : 458-61
PARTRIDGE J., RAYNER J., AURAN S. The cerebellar cognitive affective syndrome. Br. J. Hosp. Med. (Lond), 2010 Dec; 71 (12) 712-13
PATIL K., MAHIMA V., GUPTA B. Gorlin Syndrome: A case report. J. Indian Soc Pedod Prev Dent- December 2005 (198- 203).
REY, A. L’examen clinique en psychologie. París: Presses Universitaires de France.(1964)
REY A. Test de copia y reproducción de memoria de figuras geométricas complejas. TEA ediciones. Madrid, 1997.
SCHMAHMANN J., SHEDMAN J. The cerebellar cognitive affective síndrome. Brain 1998; 121: 561-79
SCHMAHMANN J. The role of the cerebellum in cognition and emotion: personal reflections since 1982 on the dysmetria of thought hypothesis, and its historical evolution from theory to therapy. Neuropsychol Rev. 2010 Sep;20(3):236-60.
WECHSLER D. Test de inteligencia para niños WISC III. Edit. Paidos. Bs As, 1997.

Link al artículo original: http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/3521/1/Sindrome-de-Gorlin-Correlacion-entre-alteraciones-estructurales-en-el-sistema-nervioso-central--SNC---y-funciones-neurocognitivas-Descripcion-de-un-caso-clinico.html

 

 

 

Sindrome de Swyer-James. Caso clinico .1

Correo electrónico Imprimir


Parra Montoya, Francisca; García Ruíz, Cristina; González de Rojas, José Diego; Salinas Castro, Fernando.

Fuente: www.portalesmedicos.com


RESUMEN:

El síndrome del tórax hiperlucente o síndrome de McLeod constituye una patología muy poco frecuente que traduce una bronquiolitis obliterante secundaria a una infección adquirida en la infancia. Las manifestaciones clínicas varían desde asintomáticas hasta infecciones respiratorias de repetición. En muchos casos la enfermedad es sospechada en la infancia tras la realización de una radiografía de tórax en el contexto de infecciones respiratorias repetidas. En otros, la patología se evidencia ya en la vida adulta al hacer una radiografía de tórax en el curso de un estudio por otro motivo. El diagnóstico es fundamentalmente radiológico.

Descriptores DeCS: tórax hiperlucente, síndrome de McLeod.

INTRODUCCIÓN:

El síndrome de Swyer-James (conocido también como tórax hiperlucente o síndrome de McLeod), es una entidad poco frecuente que se asocia con bronquiolitis obliterante ocurrida en la infancia (1) secundaria a infección pulmonar cuyas principales etiologías son: Paramyxovirus morbillivirus, Bordetella pertussis, Mycobacterium tuberculosis, Mycoplasma pneumoniae, influenza A y adenovirus tipos 3, 7 y 21 (2). Inicialmente se pensó que se trataba de una anomalía congénita relacionada con una hipoplasia de la arteria pulmonar. Sin embargo más tarde esta teoría fue desechada porque se demostró que tanto el número de las ramificaciones bronquiales como de las arteriales era normal (3).

La bronquiolitis obliterante da lugar a inflamación y fibrosis de las paredes y de los tejidos adyacentes a los bronquíolos terminales y respiratorios produciendo estrechamiento de su luz (4). La fibrosis de los septos interalveolares causa obliteración de la red de capilares pulmonares y secundariamente una disminución del flujo hacia los principales segmentos arteriales, dando como resultado final un desarrollo arterial hipoplásico. Además, la reducción de la ventilación causa una menor perfusión de forma compensadora. La hiperexpansión de los sacos alveolares secundaria a la obstrucción bronquiolar de las vías aéreas periféricas a menudo contribuye a un aumento de la resistencia al flujo a través de los capilares alveolares, lo que favorece la atrofia de la red vascular (3).

La hipoplasia de las arterias pulmonares es un reflejo de su flujo reducido. Debido a ello, este síndrome se manifiesta con un patrón de hiperclaridad radiológica unilateral característico (5).

Esta patología afecta normalmente a un hemitórax; sin embargo pueden afectarse ambos hemitórax o solo una parte de éstos (6).

PRESENTACIÓN DEL CASO:

Paciente de 36 años de edad, no fumadora, sin antecedentes médico-quirúrgicos de interés salvo bocio multinodular normofuncionante en seguimiento por Endocrinología.

La paciente negaba patología respiratoria reciente y desconocía si había sufrido infecciones respiratorias en su infancia temprana. Es derivada al servicio de Neumología desde Atención primaria por presentar tos no productiva y disnea de moderados esfuerzos de varios meses de evolución.

La analítica, gasometría y baciloscopia fueron rigurosamente normales.

Por su parte la radiografía de tórax reveló una leve asimetría entre ambos campos pulmonares, mostrando el campo inferior derecho una mayor hiperclaridad que el contralateral, sin que se observaran otros hallazgos significativos. Se le realizó TC de tórax con contraste donde se puso de manifiesto una hiperclaridad pulmonar que afectaba a los lóbulos medio e inferior derecho junto a atrapamiento aéreo e hipoplasia de la arteria del lóbulo medio y lobar inferior. Asimismo ambos lóbulos presentaban numerosas bronquiectasias cilíndricas.

DISCUSIÓN:

Lo más frecuente es que esta anomalía se diagnostique durante la infancia en el estudio de pacientes con infecciones respiratorias de repetición, pero a veces no se llega al diagnóstico hasta la edad adulta ya que las secuelas no existen o no dan sintomatología (7).

Cuando la patología es sintomática, las manifestaciones clínicas varían desde infecciones respiratorias de repetición con tos productiva hasta disnea o hemoptisis ocasional, pudiendo ir acompañado todo ello de bronquiectasias. Puede asociarse a diversas enfermedades cardíacas o pulmonares de los niños (8). En la exploración clínica se detecta timpanismo y disminución del murmullo vesicular sobre la zona afectada.

Los resultados de las pruebas de la función pulmonar varían con la porción del pulmón afectado. En los casos en los que está afectado la totalidad de un pulmón, hay una reducción de la capacidad vital y del flujo espiratorio. Por lo general, cuando se practica una espirometría los resultados muestran una reducción de la ventilación y la concentración de los gases en sangre suele ser normal, aunque pueden disminuir con el ejercicio.

El diagnóstico se basa en el patrón radiológico, que típicamente consiste en una hiperlucencia unilateral o de un lóbulo pulmonar asociada a atrapamiento aéreo durante la espiración, lo que dará lugar a un patrón en mosaico (9). El pulmón afectado muestra un grado variable de destrucción y pueden asociarse bronquiectasias. Además, se puede apreciar una alteración en el calibre de la arteria pulmonar principal o de sus ramas lobares, con la consecuente reducción de la perfusión. En ocasiones, la presencia de hiperinsuflación anómala asociada a hipoperfusión en el pulmón afecto, puede dar lugar a compresión del pulmón sano con la consiguiente aparición de atelectasias (10). Por todas estas razones, el diagnóstico se realiza de una forma adecuada mediante el TACAR en inspiración y espiración, complementándolo con un AngioTC de tórax.

La gammagrafía pulmonar de ventilación-perfusión demuestra una disminución de la ventilación-perfusión del pulmón patológico secundario a los cambios enfisematosos y una marcada disminución de la perfusión, consecuencia del menor calibre de arteria pulmonar. A veces pueden aparecer resultados falsos-positivos, sobre todo en patologías obstructivas de las vías aéreas más distales (por ejemplo, en la bronquiolitis obliterante, asma o enfisema lobar congénito) (11).

No se conoce ningún tratamiento específico (8), si bien se aconseja un control precoz de las infecciones pulmonares así como la vacunación ante el virus de la influenza y del neumococo (1). En la mayoría de estos pacientes, si no hay una enfermedad asociada, el pronóstico es excelente, pudiendo disminuir los síntomas con el paso del tiempo.

El diagnóstico diferencial se plantea con otras anormalidades bronquiales congénitas y/o vasculares: tromboembolismo pulmonar, agenesia congénita de la arteria pulmonar, síndrome del pulmón hipogenético, patología endobronquial que produzca obstrucción tipo tumor o cuerpo extraño, bullas enfisematosas, neumotórax, hiperinsuflación compensadora tras cirugía torácica, etc (12). Otras entidades con las que plantear el diagnóstico diferencial incluyen: alteraciones en la pared bronquial (ausencia congénita del músculo pectoral mayor, mastectomía, etc) y anomalías pleurales como el neumotórax anterior. 

sindrome_Swyer-James/hipoplasia_arteria_lobar

Figura 1. Ventana de parénquima con reconstrucción MIP. Se visualiza hipoplasia de arteria del lóbulo medio y de la lobar inferior derecha. 

sindrome_Swyer-James/mediastino_hipoplasia_arterial

Figura 2. En ventana de mediastino se visualiza hipoplasia de arteria del lóbulo medio y de la lobar inferior derecha.

 

 

sindrome_Swyer-James/TAC_reconstruccion_MIP

Figura 3. Ventana de parénquima con reconstrucción MIP. Se visualiza hiperclaridad de lóbulo medio y lóbulo inferior derecho con pobreza vascular y atrapamiento aéreo.

sindrome_Swyer-James/hiperclaridad_lobulo_inferior

Figura 4. Ventana de parénquima con reconstrucción MIP. Se visualiza hiperclaridad de lóbulo inferior derecho con pobreza vascular asociada.

sindrome_Swyer-James/hiperclaridad_atrapamiento_aereo

Figura 5. Ventana de parénquima con reconstrucción MIP. Se visualiza hiperclaridad de lóbulo medio y lóbulo inferior derecho con pobreza vascular y atrapamiento aéreo

sindrome_Swyer-James/TAC_imagenes_radiolucidas_torax

Figura 6. Múltiples imágenes radiolúcidas de paredes finas en hemitórax derecho (bronquiectasias).

sindrome_Swyer-James/paredes_finas_radiolucidas

Figura 7. Reconstrucción MIP. Múltiples imágenes radiolúcidas de paredes finas en lóbulo medio y lóbulo inferior derecho (bronquiectasias).

sindrome_Swyer-James/hiperclaridad_lobulo_medio

Figura 8. Reconstrucción MinIP. Hiperclaridad de lóbulo medio.

sindrome_Swyer-James/Rx_hiperclaridad_torax

Figura 9. Radiografía PA tórax. Hiperclaridad de mitad inferior de hemitórax derecho y pobreza vascular asociada con respecto al hemitórax contralateral. Bibliografía

1. Fregonese L, Girosi D, Battistini E, Fregonese B, Risso FM, Bava GL, Rossi GA: Clinical, physiologic, and roentgenographic changes after pneumonectomy in a boy with Macleod/Swyer-James syndrome and bronchiectasis. Pediatr Pulmonol 2002, 34(5):412-416.
2. Tortajada M, Gracia M, García E, Hernández R: Diagnostic considerations in unilateral hyperlucency of the lung (Swyer-James-MacLeod Syndrome). Allergol Immunopathol (Madr) 2004, 32:265-270
3. Mathur S, Gupta SK, Sarda M, Jaipal U. Swyer-James-Macleod syndrome with emphysematous bulla. J Indian Med Assoc 1995;93:150–154.
4. Schlesinger C, Meyer CA, Veeraraghavan S, Koss MN. Constrictive (obliterative) bronchiolitis: diagnosis, etiology, and a critical review of the literature. Ann Diagn Pathol 1998;2:321–334.
5. Salmanzadeh A, Pomeranz SJ, Ramsingh PS. Ventilation-perfusion scintigraphic correlation with multimodality imaging in a proven case of Swyer-James (Macleod's) syndrome. Clin Nucl Med 1997;22:115–118.
6. Diagnostic role of magnetic resonance angiography in Swyer James syndrome: Case series of two cases. Lung India. 2010 Jul–Sep; 27(3): 161–163.
5. Sulaiman A, Cavaille A, Vaunois B, Tiffet O. Swyer-James-MacLeod syndrome; repeated chest drainages in a patient misdiagnosed with pneumothorax. Interact CardioVasc Thorac Surg. 2009;8:482–484. doi: 10.1510/icvts.2008.197566.
6. Cruz M, Tardío E. Bronconeumopatías crónicas. En: Cruz M, ed. Tratado de Pediatría. 8.ª ed. Vol II. Pág 1282. Editorial Ergón, 2001.
7. Frasser y Paré. Enfermedades del Tórax. Capitulo 58. 4.ª Edición. Volumen III. Editorial Médica Panamericana. 2002; p. 2321-6.
8. Orenstein. DM. Enfisema e hiperinsuflación. En: Nelson, ed. Tratado de Pediatría. 16.ª ed. Mc-Graw, 2000. Vol II. Pág: 1540.
9. Gómez Belda AB, Martínez-Moragón E, Fernández Fabrellas E. Swyer-James syndrome: diagnostic contributions of helical computerized tomography. Arch Bronconeumol. 2000;36:421–422.
10. Walles T, Kyriss T, Maier AS, Friedel G. eComment: Swyer-James-MacLeod syndrome: addendum to the clinical appearance. Interact Cardiovasc Thorac Surg. 2009;8(4):484. doi: 10.1510/icvts.2008.197566A.
11. Salmanzadeth A, Pomeranz SJ, Ramsingh PS. Ventilation¬perfusion scintigraphic correlation with multimodulaty imaging in a proven case of Swyer-James syndrome. Clínical Nuclear Medicine 1997;22:115-8.
12. Müller NL. Unilateral hyperlucent lung: MacLeod versus Swyer-James. Clin Radiol. 2004;59:1048.

Link al artìculo original: http://www.portalesmedicos.com/publicaciones/articles/3448/1/Sindrome-de-Swyer-James-Caso-clinico.html

Practica del cuidado en la atencion prenatal .1

Correo electrónico Imprimir


Reina Ferrer. Profesora del Departamento de Salud Reproductiva y Pediatría, Escuela de Enfermería Universidad de Carabobo. Integrante de la Comisión Coordinadora de la Maestría en Salud Reproductiva. Coordinadora del Proyecto Comunitario Prevención de embarazo de la Parroquia Miguel Peña Carabobo - Venezuela. Candidato al Programa de Investigación Ciencias y Tecnología. Estudiante del Doctorado de Cuidado Humano de Enfermería Carabobo – Venezuela.

Rosa Reina. Profesora del Departamento de Salud Reproductiva y Pediatría, Escuela de Enfermería Universidad de Carabobo. Venezuela. Estudiante del Doctorado de Cuidado Humano de Enfermería Carabobo-Venezuela. Comisión de Docencia e Investigación Curricular.

Resumen

La calidez y continuidad de la atención a la mujer embarazada son elementos clave para evitar la morbilidad y mortalidad materna. La consulta prenatal abarca una amplia variedad de actividades que el personal de enfermería debe desarrollar para el fomento de la salud en la mujer embarazada. El control prenatal debe ser eficaz y eficiente. Esto significa que la cobertura deber ser máxima (sobre el 90% de la población obstétrica) y que el equipo de salud entienda la importancia de su labor.

Aproximadamente el 70% de la población obstétrica no tiene factores de riesgo, su control es simple, y no requiere de infraestructura de alto costo. Por ello, es muy importante la promoción de la salud y explicarle a la mujer embarazada la importancia de este control y el beneficio que tiene para su salud. Para garantizar el éxito del cuidado del personal de enfermería es necesario respetar las creencias y preferencias culturales de la mujer, el acompañante y su familia. La contribución de enfermería en este ámbito es educar a la mujer embarazada y fortalecer en ella la conciencia del valor de la salud; proveer el cuidado a la salud, aplicar procedimientos de intervención y evaluar los resultados.

Watson J. (1988-1996) En sus investigaciones refleja la evolución de sus teoría de cuidado va dirigido a estudiantes de enfermería y les propone la base ontológica y epistemológica para sus praxis, como la línea de investigación. Ella se refiere al Cuidado como la esencia de la práctica de enfermería, el cuidado es un ideal moral más que una actitud, la misión de la enfermera, su razón de ser para la sociedad. Valores, creencias y percepciones sobre la persona, vida, salud y curación.

Cabe señalar, el cuidar es la esencia de la enfermería y el foco más centrado y unificador para la práctica (Leninger, 1981)

Palabras clave: Cuidado, Prenatal, embarazada, enfermería y salud

SUMMARY

The warmth and continuity of care for pregnant women are key to preventing morbidityand mortality. Prenatal care encompasses a wide variety of activities that nurses mustdevelop to promote health in pregnant women. Prenatal care should be effective and efficient. This means that the coverage must be high (over 90% of the obstetric population) and that the health care team understands the importance of their work.

Approximately 70% of the population has no obstetric risk factors, their control is simpleand requires no expensive infrastructure, so it is very important to promote health and explain to the pregnant woman the importance of this control and the benefit is to your health. To ensure the success of care nurses must respect the beliefs and cultural preferences of women, companions and family. Nursing contribution in this area is to educate pregnant women and strengthen her awareness of the value of health, providehealth care, implement response procedures and evaluate results.

J. Watson (1988-1996) His research shows the evolution of his theory of care is aimedat nursing students and offers them the ontological and epistemological basis for theirpractice, as the line of research. She refers to care as the essence of nursing practice,care is a moral ideal rather than an attitude, the nurse's mission, its raison d'etre for society. Valar, beliefs and perceptions about the person, life, health and healing. It should be noted, caring is the essence of nursing and more focused and unifying focusfor practice (Leninger, 1981)

Keywords: Care, Prenatal, pregnancy and nursing.

ATENCIÓN PRENATAL

Componente de la atención en Salud Sexual y Reproductiva que comprende un conjunto de acciones orientadas a lograr que el embarazo transcurra con evaluación y asistencia por parte del equipo de salud según el riesgo identificado, a fin de controlar la evolución del embarazo y preservar la salud de la madre, del hijo o hija durante la gestación.

La atención prenatal (APN) no es más que el conjunto de acciones de salud que reciben las embarazadas durante la gestación. La atención especial para la mujer embarazada es importante para asegurar un embarazo saludable e incluye (9-12) controles regulares y que conozca su estado de salud y análisis prenatales. Lo mejor es comenzar con este tipo de atención tan pronto una mujer conozca que está embarazada. Por lo general, la atención prenatal comprende un examen físico de la embarazada por un profesional especializado de la salud, examen ginecológico en la que incluye citología que descarte patologías del cuello uterino como el VPH (virus del papiloma humano), valoración cardiovascular, verificación de inmunizaciones (rubeola, toxoide, hepatitis), verificación de infecciosos como el toxoplasma y VIH, y determinar cuando un embarazo se trate de alto riesgo y cuando no.(1)

La consulta prenatal, como su nombre lo indica precede al nacimiento del bebé, y es un encuentro entre los futuros padres, un obstetra y enfermería

Tiene varios objetivos, pero principalmente sirve para que los padres puedan tomarse todo el tiempo necesario para elegir al futuro profesional de cabecera del niño, ya que luego del parto las preguntas abundan, y es muy beneficioso contar con alguien de confianza. (2)

Es un sistema estructurado de consultas que evalúa la progresión normal del embarazo y descubre precozmente a través de la clínica, el laboratorio y Ecosonografía la aparición de problemas maternos y/o fetales que podrían presentarse (5-20% de los casos); para que esto sea posible el médico debe tener conocimientos sólidos de los cambios fisiológicos del embarazo para poder detectar aquellas condiciones que se desvíen de la normalidad. El control preconcepcional se inicia antes del embarazo, es la forma más avanzada de planificación reproductiva (3).

OBJETIVOS DEL CONTROL PRENATAL

El objetivo principal de la atención prenatal orientada es ayudar a las mujeres a mantener embarazos normales a través de:

La identificación de condiciones de salud preexistentes

Como parte de la evaluación inicial, el personal de salud que realiza la consulta o control -médico o enfermera capacitada en obstetricia - conversa con la mujer y examina las señales de condiciones crónicas y enfermedades infecciosas. Las condiciones de salud preexistentes como VIH, malaria, sífilis y otras enfermedades de transmisión sexual, anemia, enfermedades cardíacas, diabetes, desnutrición y tuberculosis, pueden afectar el resultado del embarazo, requieren tratamiento inmediato y generalmente se necesita un nivel más intenso de control y atención de seguimiento durante el curso del embarazo, que se puede requerir cada 15 días o más en los encuentros.

La detección temprana de complicaciones que surgen durante el embarazo

En los controles se examina y se dialoga con la mujer para detectar problemas de embarazo que podrían necesitar tratamiento y un control más estricto. Las condiciones tales como la anemia, la hemorragia vaginal, trastornos de hipertensión en el embarazo y crecimiento anormal del feto o posición anormal del feto después de las 36 semanas, pueden ser o convertirse en un peligro de muerte si se dejan sin tratamiento.

El fomento de la salud y prevención de enfermedades

La consejería sobre aspectos importantes que afectan la salud de la mujer y la salud del recién nacido es un componente vital de la atención prenatal (APN). Los temas tratados deberían incluir sesiones educativas:

 Cómo reconocer los signos de peligro, qué hacer y donde conseguir ayuda
 Buena nutrición y la importancia del descanso
 Higiene y prácticas de prevención de infecciones
 Riesgos del tabaco, alcohol, medicamentos locales y remedios tradicionales
 Lactancia materna
 Planificación familiar post parto y espaciamiento de los nacimientos.

Todas las mujeres embarazadas deberán recibir las siguientes intervenciones preventivas:

 Inmunización contra el tétanos
 Suplementos de hierro, ácido fólico y calcio.
En lugares de alta prevalencia, las mujeres además deberán recibir:

 Tratamiento ante probable anquilostomiasis
 Consejería y prueba voluntaria de VIH
 Protección contra la malaria mediante tratamiento preventivo intermitente y el uso de mosquiteros para la cama tratados con insecticidas
 Protección contra la deficiencia de vitamina A y yodo.
 La preparación para el parto y la elaboración de un plan para estar listos ante una complicación.
 Un porcentaje elevado de mujeres desarrollan una complicación con peligro de muerte, por lo tanto todas las mujeres deberán tener un plan para lo siguiente:
 Un asistente experto en el parto(medico obstetra)
 El lugar para el parto y e indicaciones para llegar hasta él, incluyendo la manera de obtener transporte de emergencia si fuera necesario
 Artículos necesarios para el parto(sabanas, cobijas, ropa para la madre y el niño
 Dinero ahorrado para pagar, cualquier medicamento y suministros que fueran necesarios en aquellos lugares donde la asistencia médica este y falte insumos.
 Apoyo durante y después del parto (familia, amigos)
 Donantes potenciales de sangre en caso de emergencia

Frecuencia de las consultas en la atención prenatal:

Está en dependencia de la categorización del embarazo, de alto o bajo riesgo. En este último caso se puede seguir este cronograma

 Cada cuatro o seis semanas, a partir del primer mes hasta el séptimo mes de embarazo (las primeras 28 semanas)
 Cada dos o tres semanas en el octavo mes (desde la semana 28 hasta la 36)
 Todas las semanas en el noveno mes (desde la semana 36 hasta el parto).

Con un mínimo de 6 a 9 controles durante el embarazo hasta más si fuera necesario. (5).

ALTO RIESGO EN EL EMBARAZO

Se define un embarazo de bajo riesgo aquel que presenta evidencias de tener las condiciones óptimas para asegurar el bienestar a la madre y el feto y carece de antecedentes patológicos o epidemiológicos que aumenten la probabilidad de que la madre o el feto desarrollen una enfermedad. (6)

Factores para la clasificación:

• Edad: menos de 18 años, mayores 35 años.
• Paridad, más de IV gestas.
• Período intergenésico, menor de 24 meses.
• Patologías del embarazo.
• Condiciones económicas muy bajas.

Los embarazos de alto riesgo se dividen en tres tipos:

 Alto Riesgo Tipo I: La embarazada se encuentra en buen estado de salud pero presenta uno o más factores de riesgo epidemiológico, tales como el analfabetismo, pobreza crítica y desempleo familiar, tabaquismo y/o alcoholismo, un embarazo no deseado, unión inestable, stress, centro asistencial lejos de la vivienda, edad, periodo intergenésico, peso y talla materno.

 Alto Riesgo Tipo II: La embarazada se encuentra en buen estado de salud pero presenta uno o más antecedentes de patologías ginecológicas u obstétricas, tales como bajo peso al nacer, incompatibilidad Rh, preeclampsia o eclampsia o una cesárea anterior, fetos macrosómicos, malformaciones congénitas fetales, edad gestacional desconocida, embarazo prolongado, ruptura prematura de la membrana, distocia dinámica, Hemorragias obstétricas.

 Alto Riesgo Tipo III: La gestación ocurre en mujeres con enfermedades de base, tales como diabetes, placenta previa, preeclampsia o eclampsia, VIH, Síndrome de TORCHS, (Es un examen que detecta algunas infecciones diferentes presentes en un recién nacido. TORCH corresponde a las iníciales en inglés de toxoplasmosis, rubéola, citomegalovirus, herpes simple y VIH. Algunas veces, el examen se deletrea TORCHeS, donde la S adicional representa la sífilis). Abortadora habitual, incompetencia cervical, cáncer, Endocrinopatías, cardiopatías, nefropatías, hemoglobinopatías.

EXÁMENES DE LABORATORIO

Primer Trimestre: De la semana 1 a la 13 de gestación, la atención de salud, tienen disponibles diferentes pruebas, por ejemplo: Biometría Hemática, Glucosa, determinación de Grupo Sanguíneo y RH, VDRL (prueba para detectar infección de transmisión sexual), Examen General de Orina, Perfil Torch (anticuerpos de tipo viral de enfermedades como: Rubeola, Citomegalovirus, Toxoplasma, Herpes), VIH (prueba para detectar SIDA) y Ultrasonido obstétrico, entre otras.

Segundo Trimestre: De la semana 14 a la 28 de gestación. Se cuenta con los mismos exámenes del primer trimestre, además de poder realizar la Química Sanguínea con los elementos que el médico requiera como Colesterol, Triglicéridos, pruebas de Funcionamiento Hepático y Renal, entre otros; así como exámenes predictores de preeclampsia.

Tercer Trimestre: De la semana 29 a la 40 de gestación. En este periodo se cuenta con todos los estudios antes mencionados más los que conforman parte de los estudios preoperatorios como la prueba de Tiempo de Sangrado y Coagulación, indispensables para el momento del parto o cesárea.

EXÁMENES DE CONTROL PRENATAL QUE SE SOLICITAN:

- Grupo sanguíneo (madre y padre)
- Urocultivo
- VDRL (madre y padre)
- HIV (madre y padre)
- Hematocrito
- Glicemia
- Albuminuria
- Papanicolaou

- Grupo sanguíneo. Idealmente, la tipificación del grupo sanguíneo debe realizarse en el laboratorio (Banco de Sangre) de la institución donde se atenderá el parto, con fines de evitar clasificaciones de verificación.
La tipificación consiste en identificar el grupo del sistema ABO y Rh de la madre, y Coombs indirecto.

Si se detecta que la paciente es Rh negativo se manejará de acuerdo a normativa. Si la madre es Rh positivo con Coombs indirecto positivo, se procederá a identificar a qué sistema sanguíneo pertenece el anticuerpo detectado. Se deben tomar, en el momento del parto muestras del cordon umbilical para estudios del grupo sanguíneo (recién nacido, bilirrubina, y hematología)

- Urocultivo. En nuestra Unidad se efectúa urocultivo a todas las embarazadas debido a la alta prevalencia de bacteriuria asintomática (8,2%) en las madres en control. Alternativamente se puede realizar un examen de orina completa, el cual se debe efectuar con orina de segundo chorro, tomado por auxiliar de enfermería capacitada y con taponamiento de introito, con fines de evitar positivos falsos por contaminación de flujo vaginal. Si el examen es sugerente de infección urinaria se deberá solicitar un urocultivo.

- V.D.R.L. Es la sigla (Venereal Disease Research Laboratory) de una prueba no treponémica, utilizada en la identificación de las pacientes que han tenido infección por Treponema pálido (lúes). Se debe solicitar al ingreso de control prenatal, y al inicio del tercer trimestre (28 semanas), (sífilis a la pareja)

- H.I.V. La detección de anticuerpos del virus de la inmunodeficiencia humana (Elisa), se efectúa en esta institución desde hace aproximadamente tres años. Se solicita en el primer control prenatal a todas las embarazadas en control y a su pareja.

- Hematocrito. La concentración de glóbulos rojos se modifica por la hemodilución fisiológica, por las reservas de hierro y el aporte exógeno de hierro (alimentación y suplementación medicamentosa). En embarazadas sin anemias se debe solicitar un hematocrito al ingreso, a las 28 y 36 semanas con la ingesta mensual.

- Glicemia. Aproximadamente un 5% de las embarazadas cursa una alteración del metabolismo de la glucosa. El 90% de ellos corresponde a una intolerancia a la sobrecarga de glucosa que se corrige espontáneamente en el postparto. Se estima que un 30% de las embarazadas diabéticas gestacionales no tienen factores de riesgo para diabetes, de ahí que se recomienda efectuar a todas las embarazadas una prueba de sobrecarga con 50 gramos de glucosa oral (valor normal: <140 mg/dl a la hora) alrededor de las 26 semanas de amenorrea.
- Albuminuria. La detección de albúmina en muestra aislada de orina se debe efectuar al ingreso del control prenatal; si es negativa se efectuará en cada control prenatal desde las 28 semanas. La detección se efectúa con la "coagulación" de la albúmina en la orina, cuando a la muestra se agregan 2 a 4 gotas de ácido sulfosalicílico al 20%. Si se detecta albúmina antes de las 28 semanas, con alta probabilidad se debe a una nefropatía y se deben solicitar los exámenes pertinentes para realizar el diagnóstico de certeza. Albúminas positivas en el tercer trimestre habitualmente corresponden a una preeclampsia recomendando que se debe disminuir la ingesta se Na en las ingesta de la comidas.

- Papanicolaou. El embarazo constituye un excelente momento para educar a la mujer en relación a la prevención del cáncer cérvido uterino. Este procedimiento debe realizarse en el primer control prenatal como parte habitual de la semiología obstétrica. El embarazo no constituye contraindicación, como tampoco la edad gestacional, para realizar el examen. Se debe omitir cuando hay riesgos de sangrado por la especuloscopía (ejemplo: placenta previa). La experiencia del Servicio sobre 36.524 muestras de Papanicolaou reveló que 688 de ellos (1,9%) presentaban alteraciones citológicas, como carcinoma invasor (8 casos) y cáncer in situ (24 casos). Como puede apreciarse el rendimiento es bajo, pero esto es consecuencia de la edad reproductiva de las mujeres. Todas las embarazadas con edad superior o igual a 30 años deben tener necesariamente un examen de Papanicolaou. A mujeres de menor edad se les debe efectuar el procedimiento si existen otros factores de riesgo asociados.

- Ecografía.

- Biometría Hemática: Valora los niveles sanguíneos de hemoglobina y otros elementos de la madre, es decir, ayuda a descartar la presencia de anemia, problemas con los glóbulos blancos, rojos y principalmente con las plaquetas (células de coagulación), indispensables para evitar problemas de tipo hemorrágicos durante el parto o cesárea.

CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN EL CONTROL PRENATAL

Objetivos de la práctica (cuidado de enfermería)

Ofrecer atención prenatal personalizada.
Fomentar en la mujer embarazada una actitud proactiva en su cuidado personal y brindarle información para tomar decisiones adecuadas. (7)
Detectar tempranamente eventos y complicaciones del embarazo.
Establecer una relación estrecha y cálida con la mujer embarazada y su familia, haciendo ver que el embarazo es un proceso que involucra a ambos.
Fomentar el Autocuidado en la mujer para reducir los riesgos de morbilidad y mortalidad materna asistiendo a las consultas prenatales.

A. Garantizar una cobertura de la práctica del cuidado de enfermería a mujeres embarazadas en el área de influencia: Nuevo Modelo de Control Prenatal de la OMS. Grupo de Investigación del Estudio de Control Prenatal de la OMS. Organización Mundial de la Salud, 2003.

Para evitar complicaciones y controlar los riesgos en el período del embarazo, es fundamental que el personal realice las siguientes acciones:

• Difundir en la comunidad del área de influencia que existe el servicio de control prenatal en el centro de salud.
• Levantar regularmente un censo de mujeres embarazadas y en edad reproductiva.
• Ofrecer el servicio de acompañamiento prenatal a todas las mujeres embarazadas residentes en el área de influencia y separar por grupos adolescentes y jóvenes en edad reproductiva.
• Capacitarlas para identificar los riesgos posibles y brindarles las referencias que sean necesarias.

B. Realizar una búsqueda activa en una etapa temprana de su embarazo: Nuevo Modelo de Control Prenatal de la OMS. Grupo de Investigación del Estudio de Control Prenatal de la OMS. Organización Mundial de la Salud, 2003.

La integración de las embarazadas al programa de control prenatal, debe iniciarse desde el principio del embarazo para influir positivamente al proceso gestacional. La primera consulta debe ocurrir en el primer trimestre, antes de la semana 12 de gestación, esto permite:

• Identificar los factores de riesgo.
• Planificar una asistencia obstétrica adecuada mensual o cada 15 días
• Desarrollar actividades educativas.
• Establecer una red de apoyo a la mujer embarazada con el equipo de salud de las instituciones.

Herramientas útiles

Usar materiales educativos que estimulen a las mujeres para ingresar en la atención prenatal
Apoyarse en las redes familiares y grupos comunitarios, incluyéndolos para participar en el embarazo, parto y nacimiento del niño(a)
Utilizar el programa de planificación familiar, ya que a éste acuden mujeres sensibles para recibir un control temprano del embarazo y sucesivos.

C. Garantizar la periodicidad, calidad y accesibilidad de la atención: Nuevo Modelo de Control Prenatal de la OMS. Grupo de Investigación del Estudio de Control Prenatal de la OMS. Organización Mundial de la Salud, 2003.

El personal de enfermería debe ofrecer facilidades de acceso al servicio de atención prenatal. Para atender la demanda real en forma oportuna y continua, se recomienda:

• Establecer horarios de consulta adecuados que faciliten la asistencia a mujeres trabajadoras (turnos matutinos y vespertinos).
• Informar sobre los horarios de funcionamiento del servicio (24, 12, 6 horas)
• Garantizar la atención tanto a las mujeres con cita agendada como aquellas que demanden consulta de manera espontánea, amplia cobertura.
• Repartir las fichas en horarios accesibles y fácil acceso
• Asignar 7 días para las consultas prenatales.
• Reducir el tiempo de espera.
• Hacer un sistema de referencia que asegure el acceso al servicio especializado o de mayor complejidad, en caso de ser necesario.

D. Promover un ambiente cálido, acogedor y una relación basada en la confianza: Nuevo Modelo de Control Prenatal de la OMS. Grupo de Investigación del Estudio de Control Prenatal de la OMS. Organización Mundial de la Salud, 2003.

La embarazada se siente bien atendida cuando el personal de enfermería:

• La recibe con amabilidad, confianza y respeto.
• Le responde clara y adecuadamente a sus preguntas sobre las modificaciones y conductas tomadas durante el embarazo.
• Valora sus sensaciones subjetivas (ansiedad, miedos, preocupaciones, etc.) y experiencias.
• Mantiene una atención continua y personalizada con sus pacientes durante todo el proceso de gestación.
• Respeta las creencias, valores, tabúes, sentimientos y expectativas de la embarazada y acompañante, siempre que favorezca.
• Dialoga fluidamente y sin prejuicios con la mujer embazada para compartirle conocimientos.

E. Identificar los factores de riesgo (FR): Nuevo Modelo de Control Prenatal de la OMS. Grupo de Investigación del Estudio de Control Prenatal de la OMS. Organización Mundial de la Salud, 2003. (4)

Es muy importante que la identificación de los FR desde la primera consulta prenatal y de ser posible antes de embarazarse. Las acciones adecuadas del personal de enfermería son las siguientes:

• Referir a las pacientes a un nivel de atención especializada si se identifican FR (factores de riesgo), y signos de alarma.
• Identificar los casos de embarazadas víctimas de violencia intrafamiliar y derivarlas para la atención especializada con asesoría psicológica, o módulos de atención para la violencia intrafamiliar. (7)
• Relacionar los FR (factores de riesgo) con las condiciones sociales, culturales y ambientales que intervienen en la salud de la mujer embarazada y en la salud fetal.
• Conocer o tener los datos de la realidad epidemiológica local actualizados y disponibles.
• En caso de complicaciones obstétricas de la mujer embarazada, derivarla a un servicio especializado. Luego de su evaluación y/o tratamiento, si es dada de alta, ella podría regresar a la unidad para continuar su atención prenatal de bajo riesgo.

F. Garantizar la participación de un acompañante elegido por la mujer embarazada durante la atención prenatal: Nuevo Modelo de Control Prenatal de la OMS. Grupo de Investigación del Estudio de Control Prenatal de la OMS. Organización Mundial de la Salud, 2003.

La gestación es una experiencia social ya que involucra tanto la familia como a la mujer. Los profesionales de la salud deben contemplar la participación de una persona elegida por la embarazada para acompañarla durante las consultas y actividades educativas.
Beneficios del control prenatal:

Esta práctica contribuye a la formación de una red de apoyo y fortalece los vínculos afectivos en la familia dentro de un ambiente saludable. (8)
El acompañante ayudará a identificar signos de alarma y asumirá la responsabilidad de asistir a la embarazada en su consulta a los servicios de salud.
Se ha demostrado que esta práctica disminuye la necesidad de intervenciones (analgesia, parto vaginal operatorio, cesárea, etc.).

Promoción de la participación activa del acompañante; El personal de enfermería orientará al acompañante y a la familia de la embarazada para fortalecer el cuidado y seguimiento del embarazo a través de las siguientes acciones:

• Orientar al acompañante sobre la importancia de su papel. (Taller)
• Compartirle conocimientos sobre la evolución de la gestación.
• Estimularlo a exponer sus dudas y miedos sobre la experiencia, durante las actividades educativas.
• Verificar que el acompañante identifique y esté atento a los signos y síntomas de alarma (sangrado vaginal, trabajo de parto, rompimiento de membranas, etc.) para que él mismo auxilie a la embarazada en la búsqueda de atención profesional. Valorar y estimular constantemente la participación del acompañante.
• Informar a la mujer y su acompañante sobre la posibilidad de acompañarla durante el trabajo de parto, si ella así lo desea. (5)
• Informar desde este período acerca de los diferentes métodos anticonceptivos y explicar sus ventajas para facilitar la aceptación de su uso dentro del periodo del puerperio. Respetar las creencias y valores de la embarazada y del acompañante.

G. Realizar actividades educativas por el personal de enfermería Nuevo Modelo de Control Prenatal de la OMS. Grupo de Investigación del Estudio de Control Prenatal de la OMS. Organización Mundial de la Salud, 2003.

Las actividades educativas pueden ser programadas y desarrolladas de forma individual (en las consultas) y colectiva (grupo de sala de espera, y grupo de mujeres embarazadas y/o parejas). Se recomienda dar sesiones educativas y utilizar carteles ilustrativos. Orientar e informar utilizando material escrito acerca del proceso gestacional. La información que la mujer embarazada y su familia no deben olvidar, es:

• Importancia de la atención prenatal y el uso del carné perinatal o carné de la embarazada
• Utilidad de la evaluación pregestacional cuyo propósito es evaluar factores de riesgo (I, II, III) en caso de ser necesario mejorar la salud de la mujer antes de embarazarse, e iniciar el tratamiento con acido fólico 0.4mg/día desde un mes antes del embarazo hasta 6 meses pos parto.
• Lugar y ubicación del servicio de atención prenatal y sus respectivos números telefónicos.
• Explicación sobre el desarrollo de la gestación.
• Incomodidades comunes de la gestación.
• Orientación alimentaría.
• Cuidados de higiene personal.
• Conducta sexual de la embarazada, (ausencia de efectos adversos en caso de embarazo normal).
• Vacunación antitetánica. (toxoide tetánico)
• Actividad física adecuada, no es necesario disminuir solo hay que tener cuidado con el traumatismo abdominal.
• Prevención de Infección de Trasmisión Sexual, Virus de Inmunodeficiencia Humana.
• Información acerca del uso de medicamentos, tabaquismo, alcohol y drogas ilícitas
• Apoyo a las embarazadas que fuman para que dejen de hacerlo su efecto es evidente.
• Derechos y deberes de la mujer embarazada en cuanto a los aspectos legales (sociales, laborales, asistenciales); apoyar que hagan uso del permiso prenatal. (Ley orgánica del trabajo).
• Importancia de la participación familiar en el proceso de gestación.
• Red hospitalaria de la región para la atención del parto.
• Preparación para el parto.
• Cuidados con el recién nacido.
• Lactancia materna.
• Importancia de la consulta puerperal precoz e inicio del control del niño sano, plan de inmunizaciones.
• Planificación familiar.
• Salud dental.

H. Realizar una sistematización de la atención prenatal y características de las consultas: Nuevo Modelo de Control Prenatal de la OMS. Grupo de Investigación del Estudio de Control Prenatal de la OMS. Organización Mundial de la Salud, 2003.

Todas las mujeres embarazadas deberán asistir como mínimo a cinco consultas de control prenatal, de acuerdo a las etapas de gestación.
Toda mujer embarazada vinculada al servicio prenatal debe ser referida o derivada a un segundo nivel de atención a las 35 semanas de gestación.
Todo servicio de atención prenatal debe contar con un sistema de referencia y contra referencia, Conocido e informado.
El servicio de atención prenatal debe tener definidos los servicios especializados a los que se derivará a las embarazadas con patologías preexistentes o recurrentes de la gestación, con el fin de garantizar atención temprana en situaciones de riesgo.
Siempre que sea posible, la embarazada debe ser atendida durante parto por el mismo equipo de salud que la acompañó durante el período de control prenatal.
Promover una interacción con el equipo y el local donde acontecerá el parto, de ser posible debe ser programada una visita al servicio de asistencia al parto.

SESIONES EDUCATIVAS PARA LA EMBARAZADA: Se debe sugerir a la embarazada en los siguientes aspectos.

La Alimentación: La alimentación de la embarazada debe ser adecuada, como se observa en el plato del bien comer y las reglas de combinar y variar. La mujer embarazada debe consumir alimentos ricos en energía y proteínas, así como aquellos que contienen vitaminas y minerales, principalmente calcio, hierro, ácido fólico y yodo. Fuentes de calcio. Leche y derivados, como queso y crema, además de pescado, leguminosas y verduras de hoja verde. Fuentes de hierro y ácido fólico. Alimentos de origen animal, como hígado y huevo; frijoles, lentejas y verduras de hoja verde. Para mejorar la absorción de estos alimentos, combinar con alimentos ricos en vitamina C como guayaba, mandarina, naranja. Fuentes de yodo. Pescados y mariscos, además de la sal yodada (moderada, poco sal)

Hábitos intestinales: Se recomienda la ingesta de dos litros de líquidos, realizar ejercicio físico diario, comer alimentos con alto residuo como salvado, piña, manzana, papaya y en caso necesario, un laxante suave como mermelada o jugo de ciruela.

Actividad sexual: Se sugiere disminuir la frecuencia de la actividad sexual durante el primer trimestre. Debe evitarse en los casos en que existe amenaza de aborto o parto prematuro.

Cuidado de las mamas: Para hacer más fácil y efectivo el amamantamiento, se debe recomendar a la madre que prepare sus senos para la lactancia durante el embarazo, con las siguientes acciones:

 Dar masajes de afuera hacia adentro, desde la base hasta el pezón, para favorecer el llenado y la salida de la leche.
 Retirar y girar con suavidad el pezón varias veces y usar brassier perforado en el centro, del tamaño de la areola para favorecer la formación del pezón.
 Ofrecer la leche desde el post parto (llamada calostro) ya que contiene gran cantidad de sustancias protectoras para el niño.
 No utilizar aceites, cremas o jabones, con el baño diario es suficiente.

Ejercicios físicos recomendados:

Respiración. Ésta se modifica en función del volumen del útero; entonces, la respiración abdominal va reduciéndose de forma natural, para dar paso a la respiración torácica. El ejercicio recomendable en el embarazo es: caminar cuatro pasos para inhalar, dos a cuatro pasos para retener el aire y cuatro pasos para expulsar el aire de los pulmones. En el momento del parto es importante acompañar la respiración con los movimientos de contracción.

Postura física en la vida diaria: Mantener la cabeza y los hombros centrados sobre la cadera, así se mantiene la columna vertebral derecha. Al levantar algún objeto no doblar por la cintura, sino doblar las caderas y las rodillas, y levantarse con las piernas.

MEDICAMENTOS INDICADOS EN EMBARAZADAS

Hierro: Durante el embarazo, el consumo de hierro es de vital importancia para la embarazada y su bebé pues un faltante importante de este elemento podría aumentar los riesgos de mortalidad en el proceso post parto.

La anemia es, en algunos casos, un síntoma asociado a otra enfermedad, y aunque no representa un peligro importante, sí afecta a una mujer embarazada pues el riesgo de mortalidad materna postparto aumenta significativamente.
Los requerimientos de hierro durante el embarazo son aproximadamente 1.000 mg, estimándose 270 mg transferidos al feto, 90 mg a la placenta, 450 mg utilizados en la expansión eritrocítica materna y 170 mg de pérdida externa.

Calcio. El embarazo produce modificaciones del metabolismo del calcio, dado por la expansión del volumen plasmático, disminución de la albuminemia, aumento de las pérdidas por orina y la transferencia a través de la placenta que llevan a una disminución del calcio iónico.

Con fines de mantener la estabilidad se produce un aumento de la hormona paratiroidea que, a término, alcanza 30 a 50% de los valores basales; de igual forma aumenta la calcitonina para proteger al hueso del aumento de la hormona paratiroidea. La placenta transporta activamente el calcio hacia el feto, con una acumulación neta de 30 g al término de la gestación, estando casi todo en el esqueleto fetal. En un 90% esta acumulación acontece en el tercer trimestre.

El esqueleto materno puede dañarse sólo en circunstancias nutricionales de extremo déficit de aporte de calcio o escasa exposición solar. Con dieta balanceada y exposición solar habitual los mecanismos compensadores evitan el daño óseo materno.

Durante el embarazo los requerimientos de calcio aumentan hasta 1.200 mg/día, lo que equivale aproximadamente a un 50% más que en el estado pregestacional. Se recomienda un aporte extra de 400 mg/día mediante aporte adicional de medicamentos o productos lácteos o calcio. La leche de vaca proporciona 125 mg de calcio por 100 ml, de ahí que una madre que puede ingerir entre 750-1.000 cc de leche diario, más otros productos lácteos adicionales, cumple adecuadamente con los requerimientos necesarios para un buen desarrollo del esqueleto fetal.

En embarazadas con intolerancia a la leche por déficit de lactosa se recomienda un aumento de otros nutrientes con alto contenido en calcio como carnes, yogurt, quesos o leche con bajo o nulo contenido de lactosa y suplementación medicamentosa de calcio.

Vitaminas. La embarazada que tiene acceso a una dieta balanceada no requiere de suplementación adicional de vitaminas.

Prácticamente todas las vitaminas aumentan sus requerimientos durante la gestación, especialmente ácido fólico y vitamina D, los cuales alcanzan un 100% de aumento. En el resto de las vitaminas su mayor requerimiento es inferior al 100%.

En Chile, las patologías nutricionales por avitaminosis específica en el adulto son excepcionales, de ahí que los mayores requerimientos son compensados con una mayor ingesta cuantitativa de una dieta balanceada.
El consumo excesivo de vitaminas condiciona un potencial riesgo perinatal, especialmente con las vitaminas liposolubles como son la vitamina A y D que tienen un efecto acumulativo. Se han descrito malformaciones renales en niños cuyas madres han ingerido entre 40.000 y 50.000 UI de vitamina A durante el embarazo; incluso dosis inferiores pueden producir alteraciones conductuales y de aprendizaje en la vida futura. En animales, en dosis equivalentes del humano a 500.000 UI de vitamina A, se han descrito malformaciones oculares, auditivas y labio leporino.

El consumo de grandes dosis de vitamina D se asocia a malformaciones cardíacas del feto, particularmente la estenosis aórtica, la cual se ha descrito con dosis de 4.000 UI. Una normal exposición a la luz solar permite una adecuada síntesis de vitamina D y no sería necesaria una suplementación de esta vitamina.

Acido fólico: El ácido fólico, a veces llamado “folato”, es una vitamina del grupo B (B9) que se encuentra en los vegetales de hojas verdes, como la col y la espinaca, el jugo de naranja y los granos enriquecidos. Los estudios que se han hecho en forma repetida muestran que las mujeres que toman 400 microgramos (0,4 miligramos) diarios antes y durante los primeros meses de la gestación reducen el riesgo del bebé de nacer con defectos serios en el tubo neural (un defecto de nacimiento que involucra el desarrollo incompleto del cerebro y la médula espinal) hasta un 70%.

Toxoide tetánico en embarazadas: Tétanos y Difteria: las mujeres que no han sido inmunizadas deben recibir dos dosis de toxoide tetánico y diftérico separado por 4 a 8 semanas, en el 2º o 3º trimestre. La tercera dosis, 6 a 12 meses después. Si la primera serie no se completó o si fue inmunizada más de 10 años atrás debe administrarse una o dos dosis de refuerzo.

Los defectos más comunes del tubo neural son la espina bífida (una malformación de la médula espinal y la espina dorsal que consiste en que éstas no se cierran completamente), la anencefalia (severo desarrollo insuficiente del cerebro) y el encefalocele (cuando el tejido cerebral sale hacia afuera de la piel a través de un orificio en el cráneo). Todos estos defectos ocurren durante los primeros 28 días del embarazo; generalmente antes de que una mujer sepa que está embarazada.

Por eso es tan importante que no sólo las mujeres que están planificando un embarazo ingieran suficientes cantidades de ácido fólico, sino todas aquellas que estén en edad fértil. Sólo un 50% de los embarazos son planificados. Por lo tanto, cualquier mujer que pueda quedar embarazada debe ingerir suficiente ácido fólico.

RECOMENDACIONES DEL CONTROL PRENATAL:

 Debe efectuarse desde el primer trimestre de la gestación. Esta posibilita la ejecución oportuna de acciones de promoción, protección, y recuperación de la salud.

 Permite la detención temprana de embarazo de alto riesgo.

 El objetivo del cuidado prenatal es controlar el avance del embarazo para identificar problemas lo antes posible antes de que se tornen graves para usted o su bebé.

 Todas las mujeres necesitan cuidados prenatales, ya sean jóvenes o mayores, madres primerizas o madres que ya van por su quinto bebé, los cuidados prenatales regulares durante el embarazo son un beneficio para todas las futuras mamás.

 Las mujeres que reciben cuidados regularmente durante el embarazo tienen bebés más sanos, tienen menos probabilidades de tener un parto prematuro, y tienen menos probabilidades de tener otros problemas serios relacionados al embarazo.
 Se recomienda tener planes de cuidados prenatales típico para una mujer con un embarazo normal.

• Semanas 4 a 28: 1 visita al mes (cada 4 semanas)
• Semanas 28 a 36: 2 visitas al mes (cada 2 semanas)
• Semanas 36 hasta el parto: 1 visita a la semana

 Se recomienda realizar algunos análisis de sangre para verificar que no tenga anemia y comprobar si ha tenido ciertas infecciones.
 Durante su embarazo, acuda a todas las visitas de cuidado prenatal aunque se sienta bien. Los controles de la consulta prenatal se consideran mínimo 6 consultas, máximo 12 y mas se considera un control de seguridad (Ferrer Reina 2011)

Prácticas y Cuidados de enfermería según cada teorizante (11)

Teórico de Enfermería: JEAN WATSON

Modelo de Consulta Prenatal: “Teoría del cuidado humano” En la práctica aplica los (10) factores de cuidado Humano.

Cuidado de enfermería según cada teorizante. En esta teoría la enfermería se dedica a la promoción y restablecimiento de la salud, la prevención de la enfermedad y al cuidado de las embarazadas. Los pacientes requieren unos cuidados holísticos que promuevan el humanismo, la salud y la calidad de vida. El cuidado de los enfermos es un fenómeno social universal que solo resulta efectivo si se practica de forma interpersonal. El trabajo de WATSON contribuye a la sensibilización de los profesionales, hacia aspectos más humanos de las embarazadas.

Teórico de Enfermería: SOR CALLISTA ROY

Modelo de Consulta Prenatal: “Adaptación”

Cuidado de enfermería según cada teorizante. Un sistema de conocimientos teóricos y un proceso de análisis y acciones relacionadas con la atención de la persona Enferma o potencialmente Enferma; la adaptación es necesaria cuando el estrés habitual o el debilitamiento de mecanismo de afrontamiento hacen que los intentos normales de la persona para el afrontamiento sean ineficaces.

Teórico de Enfermería: DOROTHEA OREN

Modelo de Consulta Prenatal: “Autocuidado”. Sistema educativo y apoyo

Cuidado de enfermería según cada teorizante. Una recuperación especial por las necesidades del individuo, para las actividades de Autocuidado, su prestación y tratamiento de forma continúa para mantener la vida y la salud, recuperarse de las enfermedades o de lesiones y enfrentarse a sus efectos.
Teórico de Enfermería: R. MERCER

Modelo de Consulta Prenatal: “Teoría del talento para el rol materno”

Cuidado de enfermería según cada teorizante. Esta teoría se centra en la paternidad y en la consecución de un papel maternal en diversas poblaciones. La aparición de esta teoría conlleva una serie de consecuencias para el ejercicio de la enfermería en el ámbito de la salud de la mujer y de los lactantes la forma en que la madre define y percibe los acontecimientos está determinada por un núcleo del sí mismo relativamente estable, adquirido a través de la socialización a lo largo de su vida. Sus percepciones sobre su hijo y otras respuestas referentes a su maternidad están influidas además de la socialización, por las características innatas de su personalidad y pos su nivel evolutivo.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICAS

1. RIGOL O ATENCIÓN PRENATAL, OBSTETRICIA Y GINECOLOGÍA (2009).
2. KRYNSKI (2010) ATENCIÓN PRENATAL, OBSTETRICIA Y GINECOLOGÍA.
3. GOMEZ, R (2010) ATENCIÓN PRENATAL, OBSTETRICIA I GINECOLOGÍA.
4. VILLAR J, BERGSJ P. (2003) Nuevo Modelo de Control Prenatal de la OMS. Grupo de Investigación del Estudio de Control Prenatal de la OMS. Organización Mundial de la Salud.
5. . Organización Panamericana de Salud. (2004) Lineamientos y directrices de enfermería para la mejoría de la calidad de la atención prenatal en embarazos de bajo riesgo en América Latina y el Caribe.
6. LADEWING P, LONDON M, Moberly S, Olds S. Enfermería maternal y del recién nacido. McGraw-Hill Interamericana: Madrid; 2006.
7. FERRER R Y MENDOZA, N. (2005) Programa educativo y prevención violencia en Adolescentes y Familia.
8. FERRER, R. Y GONZALEZ, R (2005). “Valores Familiares y Valores del Cuidado que poseen los y las Adolescentes egresados como TSU de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Carabobo”. Tesis de grado para optar al título de Magíster en salud Reproductiva.
9. www.slideshare.net/.../presentacion-jean-watson
10. Bronfman-Pertzovsky, M. N. «Atención prenatal en el primer nivel de atención: características de los proveedores que influyen en la satisfacción de las usuarias
11. MARRINER, A. (2003). Modelos y Teorías de Enfermería. Quinta Edición. Madrid, España.

Fuente: Portales Mèdicos.

Caracterizacion de preescolares con parasitosis intestinal .1

Correo electrónico Imprimir


Dr. Yuri Álvarez Magdariaga. Especialista en Medicina General Integral. Msc. Urgencias Médicas. Profesor Instructor

Resumen

Se realizó un estudio descriptivo, de corte transversal, para caracterizar los pacientes preescolares con parasitosis intestinal de la Comunidad Pinos I, Parroquia Manuel Dagnino, Municipio Maracaibo, Estado Zulia, en el período desde Septiembre 2009 a Septiembre 2010. El Universo estuvo constituido por los niños de la comunidad, con edades entre 2 y 7 años (250), a quien previo consentimiento informado de los padres se le aplicó un cuestionario; el cual fue elaborada por el autor y consta de una serie de preguntas con respuestas cerradas, donde se recogen variables de interés para el desarrollo de la investigación.

En la misma se evidenció la alta incidencia de parasitosis intestinal; predominó el grupo de 4 a 5 años y el sexo masculino; en relación a la higiene de los alimentos, no realizan lavado de manos antes de preparar alimentos; no realizan lavado de vegetales y frutas con antiséptico; la disposición de excretas, en Letrina; en los exámenes de heces predominaron en los helmintos: Áscaris lumbricoides, y los protozoarios, Giardia lamblia. Estos resultados fueron expresados en tablas y gráficos pudiendo arribar a conclusiones y recomendaciones al final.

Introducción.

Las parasitosis intestinal humana, representan un problema de salud pública de mucha importancia a nivel mundial, sobre todo en zonas rurales y urbanas de los países en desarrollo, donde un gran número de habitantes viven en hacinamiento, con graves problemas sanitarios y ausencia de hábitos higiénicos. (1)

Se denomina parásito a todo ser vivo, animal o vegetal, que pasa por parte o la totalidad de su existencia en el interior o superficie de otro u otros seres vivos, a expensas de los cuales se nutre, causándoles o no daños aparentes. (2) Por lo tanto, un parásito constituye parte de todo ser vivo para lograr su sobrevivencia en la naturaleza y que progresivamente por evolución y protección fueron adaptándose a la vida parasitaria.

Además, los parásitos constituyen una asociación temporal o permanente entre dos seres, uno de ellos el parásito, no puede vivir sin el otro, llamado huésped y es vegetal, animal u hombre, en cuyo cuerpo se aloja el parásito. Esta asociación es sumamente necesaria ya que si el parásito no consigue su huésped, muere. (3)

En este contexto; se define Huésped normal, como aquel ser vivo que ofrece al parásito condiciones favorables en su estadía, para que este subsista; Huésped Definitivo, como el ser vivo que alberga la forma adulta del parásito; Huésped Intermedio, como el ser vivo que alberga las formas larvarias de un parásito, y en su evolución el parásito no presenta larvas, y no se multiplica sexualmente, el huésped es el animal o vertebrado.

Asimismo; Huésped intermedio biológico, cuando el huésped evoluciona y desarrolla parte o toda la forma larvaria de un parásito; Huésped Intermedio Mecánico, como el huésped que alberga la fase evolutiva de un parásito pero sin que se produzca el desarrollo completo de la misma.

De igual modo; existe una enorme variedad de parásitos que se alojan y desarrollan en el cuerpo humano, sobre todo en el pelo, la piel y la vía digestiva, particularmente en los intestinos, impidiendo la absorción de nutrientes que deberían ser aprovechados por el ser humano para su adecuado crecimiento y desarrollo, para conservar la salud.

Aunque el mecanismo y vía de contagio varía, la mayoría de los parásitos se adquieren al ingerir agua, tierra o alimentos contaminados con sus quistes o huevecillos. (4) No obstante; todas las personas a cualquier edad pueden ser portadores de parásitos, pero los daños son mucho mayores en los niños debido a que su crecimiento se ve afectado.

Al respecto; diversas edades son afectadas, pero especialmente los primeros años de vida, debido probablemente a que en esta etapa no se han adquirido hábitos higiénicos y no se ha desarrollado inmunidad frente a los diferentes parásitos.

Las infecciones parasitarias en el ser humano constituyen un importante problema sanitario causando aproximadamente el 10% de las diarreas, variando su clínica de cuadros asintomático a casos graves que en raras ocasiones causan la muerte. (5)

En tal sentido; numerosos parásitos habitan el tracto gastrointestinal humano, en general; hay dos grandes grupos de endoparásitos humanos los protozoos y los helmintos, estos últimos se dividen en cestodos, trematodos y nematodos; los protozoos son organismos unicelulares con un complejo ciclo de vida que pasa por diferentes estadios y en ocasiones por diferentes hospedadores y/o hábitat.

Casi todos presentan una forma de resistencia (quiste) en algún momento de su ciclo con una envoltura muy impermeable. Los quistes resisten las condiciones adversas como la desecación y el bajo pH. El vehículo de transmisión puede ser el agua, insectos, plantas, alimentos contaminados con restos fecales y a través de las manos; en ocasiones, la ingestión de carne cruda o insuficientemente cocida puede ser una vía de transmisión. (6,7)

Por otra parte; los helmintos son gusanos planos, segmentados, monoicos, constan de escólex, destinado a la fijación, cuello o zona de crecimiento, y estróbilo, constituido por una cadena de proglótides o segmentos. Carecen de aparato digestivo, se nutren por difusión desde el exterior. Los gusanos adultos ocupan el tubo digestivo de los vertebrados y sus larvas se encuentran en los tejidos de vertebrados e invertebrados. La mayoría de los cestodos parásitos del hombre requieren uno o más hospedadores intermediarios, que ingieren los huevos con el agua de bebida o alimentos y desarrollan las larvas en sus tejidos.

El hospedador definitivo desarrolla la forma adulta del parásito en su tubo digestivo tras ingerir carne que contiene larvas enquistadas.

De igual modo; existe un número considerable de trematodos que pueden afectar al hombre, donde alcanza una fase determinada de su complicado ciclo evolutivo, principalmente con el pescado y crustáceos crudos o escasamente cocidos, con vegetales o con otros alimentos; igualmente, los nematodos son gusanos cilíndricos, alargados, dioicos, de metabolismo fundamentalmente anaerobio. (6,7)

Tenemos entonces que; la importancia epidemiológica de los parásitos intestinales es muy variada dependiendo del parásito, del área geográfica de distribución, del estado general del hospedador; es decir depende de múltiples factores. En general, las parasitosis intestinales, causan una significante morbi- mortalidad en el mundo, particularmente en países o regiones en desarrollo y en personas con diferentes grados de inmunocompetencia, aunque bien es cierto que en países desarrollados la mayoría de las parasitosis intestinales no son patogénicas o solo producen leve sintomatología bajo ciertas circunstancias pueden producir dolencias graves.(8)

Dentro de las parasitosis intestinales más frecuentes se encuentran; Giardia lamblia, la cual puede causar diarrea grave que puede complicarse hacia una diarrea crónica y provocar graves desordenes nutricionales; Entamoeba histolytica, puede ser un agente altamente virulento e invasivo; las helmintiasis como Ascaridiasis, y algunos Apicomplexa, que normalmente no producen ninguna sintomatología, éstos pueden producir muy graves infecciones en pacientes HIV positivos, en otros tipos de pacientes inmunodeprimidos y en neonatos. (8)

Con respecto a enteroparásitos, a nivel mundial se ha reportado 61.847.000 personas con infección severa por A. lumbricoides, de los cuales el 73% ocurre en niños entre 5-14 años y todos en países en desarrollo; y 45.421.000 personas con infección severa por T. trichiura de los cuales el 79% suceden en niños entre 5-14 años, todos en países en desarrollo. (9)

En España, la vigilancia epidemiológica de estas infecciones se efectúa mediante el Sistema de Información Microbiológica, basado en la declaración voluntaria de casos por parte de los diferentes laboratorios de microbiología clínica de hospitales, fundamentalmente de la red pública.

Su mayor problema es que no refleja la realidad ya que existe una baja notificación de casos, se calcula que alrededor del 10% de casos. Según este sistema en España las principales parasitosis intestinales están producidas por Giardia lamblia, Enterobius vermicularis, Blastocystis hominis, Cryptosporidium spp, Áscaris lumbricoides; Taenia solium; Entamoeba histolytica, adquiridas principalmente en zonas tropicales y subtropicales. (10)

Al respecto: Biagi (11) al opinar sobre el impacto de las parasitosis intestinales en el aprovechamiento escolar, considera que las mismas suelen originar enfermedades parasitarias crónicas, tienen menor aprovechamiento escolar y como consecuencia bajo rendimiento.

Balzan, (12) menciona que la población mayormente parasitada se encuentra en menores de 20 años y de éstos las edades comprendidas entre 5 y 10 años (escolares), que corresponden al grupo de edad en que el niño necesita estar en mejores condiciones físicas y mentales para el proceso de aprendizaje.

 

Asimismo; Kvalsvig (13) al estudiar los efectos de las infecciones parasitarias sobre los procesos cognoscitivos de los niños, indican que los resultados de su investigación son congruentes con la hipótesis, de que las infecciones parasitarias combinadas con el déficit nutricional menoscaban la eficiencia del proceso cognoscitivo.

De igual modo; Neghme y Cols (14), refieren que en la población infantil que padece de notorias deficiencias en su dieta alimentaria, los parásitos encuentran un terreno apto para vivir y prosperar contribuyendo a agravar aún más su desnutrición. En grado mayor o menor los parásitos intestinales privan a su hospedero humano de ciertos nutrientes y por lo tanto favorecen la anemia, la desnutrición y la susceptibilidad a otras enfermedades.

Así mismo, Wolfe, (15) hace referencia a los problemas de mala absorción de las grasas, glucosa, lactosa, xilosa, vitamina A y vitamina B12, causados por las infecciones por Giardia lamblia en niños. Igualmente, Miranda, (16) plantea la relación parasitosis-desnutrición en un estudio realizado con niñas de áreas rurales y urbanas, donde observó que las niñas desnutridas se encontraban infectadas en un mayor porcentaje por enteroparásitos, comparadas con las niñas que se encuentran en un estado nutricional normal. De esta manera se forma un círculo vicioso entre niñas desnutridas y su elevada frecuencia de enteroparásitos, causando con ello una disminución de la absorción de los nutrientes que de por sí, en las niñas desnutridas ingresan en una cantidad disminuida.

Por su parte; Botero, (17) afirma que la prevalencia de parasitosis intestinales en América Latina persiste elevada y en muchas zonas, es similar a la existente hace 50 años. Lizano, (18) en una revisión de resultados del laboratorio del Hospital San Juan de Dios en Costa Rica, encontraron un 92% de prevalencia de parasitosis en la población escolar.

Del mismo modo, Lara, (19) al estudiar la Costa del Golfo de México, reconocida como una zona de elevada prevalencia, observó tasas del 61% al 93% de parasitosis intestinal en niños de edad escolar.

Al respecto; Ricci (20), al estudiar escolares de ambos sexos cuyas edades estaban comprendidas entre 7 y 12 años, encuentran que más del 50% de los niños estaban parasitados. Biolley, (21) reportan un 72.6% de positividad en niños de escuelas rurales y urbanas de Temuco, Chile; sin evidenciar diferencias entre ambos grupos.

Se dice entonces que, la prevalencia de enteroparásitos en escolares a nivel mundial, presenta pocas variaciones, sobre todo en áreas rurales o de bajas condiciones socioeconómicas. Chotray, (22) reseñan que la infestación helmíntica más común en escolares del área suburbana de la India fue producida por A. lumbricoides (61.70%); mientras que Giardia lamblia representó la infección protozoaria predominante con un 59,80%.

En Filipinas, un estudio desarrollado por Auer (23), demostró que en niños entre 8 meses y 15 años de edad, los parásitos más comunes fueron T. trichiura y A. lumbricoides, la prevalencia de Ancylostomídeos fue de un 10% y entre los protozoarios Entamoeba histolytica y Giardia lamblia tuvieron una prevalencia del 21% y 20% respectivamente, además, la mayoría de los niños (84%) fueron afectados por el multiparasitismo. Igualmente, Hillyer (24) al analizar la prevalencia de parasitosis intestinales en una comunidad rural en Puerto Rico, encontró que los principales helmintos observados fueron: T. trichiura, Ancylostomídeos y Strongyloides stercoralis.

En Venezuela, (25) las parasitosis intestinales continúan siendo un problema de salud pública, ya que no se logra identificar la verdadera población afectada por esta entidad, a causa de que la mayoría de los pacientes son asintomáticos, siendo estas más visibles cuando coexisten con etapas de mayor necesidad metabólica, de crecimiento agregándose a esto las condiciones del medio en que viven los niños, hábitos higiénicos inadecuados son factores, que favorecen la vía y desarrollo de la infestación parasitaria.

Por tal razón, mediante esta investigación se determinó la frecuencia de parasitosis intestinal en 267 escolares de 4to grado de tres unidades educativas del medio urbano de la ciudad de Barquisimeto y su relación con algunos factores epidemiológicos como: estrato social, origen del agua que consumen, lavado de manos antes de consumir alimentos, consumo de alimentos de vendedores ambulantes, entre otros.

Para esto se realizó un estudio de tipo descriptivo transversal con un muestreo no probabilístico intencional obteniéndose como resultados que de la población estudiada 7,9% resultó parasitada, donde no hubo predilección por género.

El mayor porcentaje de parasitosis fue por protozoarios y el mayor porcentaje de parasitados se ubican en el estrato social V. En cuanto a los factores de riesgo la mayoría de los casos positivos consumen agua almacenada en recipientes con 17,7%, 9,6% de los cumplen el lavado de las manos antes del consumo de alimentos y 8,4% de escolares que consumen alimentos de vendedores ambulantes están parasitados.

Pese a que el estudio se realizo en un área urbana donde las condiciones socio-sanitarias deberían ser adecuadas, se evidencio que esto no se corresponde con la realidad lo que aumenta la probabilidad de presentar parasitosis intestinal. (25)

Particularmente en el Estado Zulia, González y Ocando (26) reportan un 83,8% de prevalencia de enteroparásitos en pre-escolares y escolares del Distrito Mara; así mismo Díaz y Flores (27) encontraron que hay una elevada prevalencia de parásitos en los escolares del municipio Cacique Mara de Maracaibo, donde el 64,69% fue positivo para una o más especies de parásitos patógenos o no.

Igualmente, en el Estado Zulia, (27) al realizarse un estudio de parasitosis intestinales en alumnos de educación básica, se determinó que las parasitosis más frecuentes fueron: Tricocefalosis (47,56%), Giardiasis (14,54%), Ascariasis (12,39%), Amibiasis (2,39%), y Ancylostomiasis (1,55%). (28)

A continuación, se describen de manera somera la etiología, patogenia y clínica de alguna de estas parasitosis más comunes; (28,29) Giardia lamblia (intestinalis); es uno de los parásitos patógenos intestinales más frecuentes causantes de diarrea epidémica y el de mayor prevalencia en la mayoría de los países industrializados; su distribución es endémica a nivel mundial con una mayor incidencia en niños de menor edad.

La vía más frecuente de transmisión es la fecal-oral, sobre todo en guarderías. Los pacientes entre 2 y 4 años tienen un riesgo especial, debido a que no tienen un control de esfínteres pleno y una conducta exploradora. También se transmite por alimentos y a través del agua; por animales (gatos, perros, ganado vacuno, ovejas) y por vía sexual. (27,28)

Enterobius vermicularis es el helminto de mayor distribución geográfica, afectando al 30% de los niños en edad escolar, produce la oxiuriasis o enterobiasis. La transmisión es fecal-oral, o por ingestión de alimentos o tierras contaminadas, o por auto infestación. Los huevos permanecen durante semanas en ropas, suelo, y uñas; su presencia exige una serie de medidas higiénicas, además del tratamiento médico para combatir las reinfecciones.

La enfermedad cursa de forma asintomática, o sintomática con prurito anal o perianal, de gran intensidad de predominio vespertino, con frecuentes lesiones por rascado perianal, dolores abdominales, diarrea, vómitos, heces mucosas, entre otros. (28)

Blastocystis hominis es un protozoo de distribución global. Su papel como patógeno humano no está claro pero es frecuente encontrarlo en heces sin localizar ninguna otra posible causa de la sintomatología del paciente. Generalmente cursa con malestar abdominal, anorexia, distensión abdominal, cólico, y diarrea alternada en ocasiones con estreñimiento.

Cryptosporidium sp. Es la tercera causa de parasitosis intestinal tanto en países desarrollados como en desarrollo, su distribución es global y la transmisión puede ocurrir a través del agua, alimentos o fecal-oral. En la actualidad se han descrito 13 diferentes especies y numerosos subtipos, y aunque se considera una zoonosis todos pueden infectar a humanos. Su prevalencia ha aumentado en estrecha relación al SIDA. La mayoría de los casos registrados en humanos se producen en inmunodeficiencias congénitas o adquiridas tras procesos virales, medicamentosos o por causas idiopáticas.

También se han diagnosticado casos de criptosporidiosis leve y de evolución espontánea a la curación en pacientes inmunocompetentes. La transmisión puede ser de animal a persona, persona a persona o contaminación fecal de agua y alimentos. La clínica oscila entre la de los casos de SIDA, con diarrea acuosa, prolongada, y persistente excreción de quistes, llegando a producir la muerte tras semanas o meses de malnutrición, infecciones oportunistas o neoplasias, y la que presentan pacientes inmunocompetentes con diarrea acuosa con espasmos, náuseas y febrícula, autolimitada y de 2 semanas de duración. (29)

Áscaris lumbricoides es el mayor nematodo intestinal y en humanos produce la ascaridiasis. Debido a su ciclo de vida este parásito tiene una doble representación en humanos, su fase larvaria pulmonar y la fase intestinal, produciendo manifestaciones clínicas diferentes.
Las lesiones pulmonares se producen por el paso de las larvas a los alvéolos, con la producción de pequeñas hemorragias, que causan hipersensibilidad a los componentes de las larvas o reacción inflamatoria, más grave en caso de reinfecciones. Los Áscaris adultos se localizan normalmente en el intestino delgado pudiendo causar lesiones traumáticas o tóxicas; son patógenos a la vez por su tamaño, sus características migratorias, su papel de vector de gérmenes y su poder de perforación. (29)

Los Áscaris miden aproximadamente unos 20 cm, suficiente para bloquear el canal del colédoco y causar una colecistitis, pueden también obstruir el conducto de Wirsung y causar una pancreatitis aguda. Varios gusanos pueden llegar a obstruir total o parcialmente el intestino, e incluso puede favorecer un estrangulamiento herniario, una apendicitis o una invaginación intestinal sobre todo en niños.

La infestación por Áscaris suele ser asintomático, aunque en raras ocasiones puede causar complicaciones graves, en correlación con la cantidad de parásitos. La sintomatología puede estar causada por la emigración de las larvas, o por los gusanos adultos en el tubo digestivo. Fase larvaria.

La afección más frecuente es a nivel pulmonar, en donde causa una neumonitis con tos espasmódica, expectoración mucosa, fiebre elevada y ocasionalmente hemoptisis. Fase adulta. Cursa con dolor abdominal tipo cólico de localización epigástrica, náuseas matutinas, vómitos y a veces diarrea. Durante esta fase pueden aparecer obstrucción abdominal, invaginación, apendicitis, ictericia obstructiva, colecistitis, pancreatitis y absceso hepático. (30)

Taenia solium y T. saginata son parásitos de distribución cosmopolita. El único reservorio conocido es el hombre, y los huéspedes intermediarios son los bovinos (T. saginata) y los cerdos (T. solium). El hombre se infecta al ingerir carne cruda o poco hecha que contenga cisticercos. Cuando el hombre ingiere huevos de T. solium, puede aparecer una cisticercosis. Molestias gastrointestinales ligeras, con dolor en epigastrio, anorexia o aumento del apetito, dispepsia, náuseas o vómitos; en ocasiones diarrea y alteraciones neurológicas como cefalalgia, vértigos y nerviosismo. (29,30)

Entamoeba histolytica produce la enfermedad conocida como Amebiasis. La distribución del parásito es mundial, con mayor incidencia en las zonas tropicales y en zonas con pobres o deficientes condiciones socio sanitarias. El parásito presenta diferentes formas en su ciclo, pero es el trofozoíto la forma invasiva, puede invadir la pared intestinal.

La amebiasis invasiva se inicia con la colonización de la luz intestinal y la adhesión de los trofozoíto a la capa de moco del colon. La sintomatología más común es la eliminación asintomática de quistes, ya que la invasión tisular se produce en menos del 10% de los infectados en cuyo caso los síntomas son más graves como diarrea aguda acuosa, colitis no disentérica, disentería con deposiciones frecuentes con moco y sangre y en casos extremos amebiasis extraintestinales con diseminación del parásito a diversos órganos internos como hígado, pulmones o cerebro. (30)

En general, Lombrices, oxiuros, amibas y otros parásitos intestinales aprovechan los nutrimentos que se necesitan para crecer y desarrollar bien los niños, ocasionando diversos problemas de salud; los cuales pueden estar desencadenados por una diversidad de factores de riesgos presentes en el huésped, así como en el entorno.

Dentro de los principales factores de riesgo para contraer parásitos intestinales tenemos: (30) Tomar agua sin hervir, clorar o que no sea potable; Comer alimentos vegetales que fueron regados con aguas negras, sin desinfectarlos adecuadamente o verduras y frutas con cáscara sin lavar; Comer carnes a medio cocer o que no estén frescas.

Comer en puestos callejeros o en lugares sucios; Tener animales cerca de los alimentos, ya sea en casa o sitios de comida; No lavarse bien las manos después de ir al baño, preparar o ingerir alimentos; No lavar las manos de los niños después de jugar en la tierra, en el suelo o con algún animal; Comer paletas heladas, raspados y otros productos elaborados con agua de dudosa procedencia; Tomar leche cruda sin hervir; Vivir en hacinamiento; entre otros.

En nuestra comunidad se ha evidenciado un incremento en la incidencia de esta enfermedad sobre los grupos de menor edad, aunque también se evidencian en otros grupos poblacionales que de una u otra forma ponen en práctica uno o más de los factores de riesgo antes mencionados; además conociendo la repercusión que tienen los mismos en la nutrición, desarrollo físico y mental en los niños, se decide realizar esta investigación por lo que nos planteamos la siguiente interrogante, ¿qué características presentan los preescolares con Parasitosis Intestinal pertenecientes a esta Comunidad?

Lo que nos facilitara la aplicación de las medidas de promoción y prevención de esta enfermedad y acorde a las características socio-económicas de estos pacientes evitando sus complicaciones y muerte de quienes la padecen y no reciben un tratamiento oportuno.

Objetivos de la investigación.

Objetivo general:

Caracterizar a los pacientes preescolares con Parasitosis Intestinal pertenecientes a la Comunidad Pinos I, Parroquia Manuel Dagnino, Municipio Maracaibo del Estado Zulia, en el periodo comprendido entre Septiembre 2009 –Septiembre 2010.

Objetivos específicos:

• Estratificar los preescolares con parasitosis intestinal de esta comunidad según edad y sexo.
• Identificar los factores de riesgos presentes en estos pacientes que facilitaron la aparición de Parasitosis Intestinal.
• Precisar los síntomas y signos más frecuentes de parasitosis en estos pacientes.
• Determinar el diagnóstico de infestación por parásitos en estos pacientes mediante la realización de examen de heces fecales.

Material y método.

Tipo y diseño de la investigación
Se realizó un Estudio Descriptivo, de corte transversal, con el objetivo de caracterizar los pacientes preescolares con parasitosis intestinal de la Comunidad de Pinos I, Parroquia Manuel Dagnino, Municipio Maracaibo, Estado Zulia, en el período comprendido entre Septiembre 2009 a Septiembre 2010.

Aspectos éticos.

La presente investigación se realizó bajo las normas de ética establecidas para seres humanos, y siguiendo los principios que caracterizan a nuestros investigadores para el desarrolló de la misma se les informo a padres y representantes en que consistía, ventajas y beneficios que le brindaba esta investigación y luego se procedió a la firma de su consentimiento por escrito a través del llenado de una planilla (consentimiento informado, Anexo 1)

- Población o universo.

El universo de nuestra investigación estuvo constituido por (250=N) niños de la Comunidad Bello Monte I cuyas edades están comprendidas entre 2 a 7 años y que fueron diagnosticados con Parasitosis Intestinal, durante el periodo de estudio comprendido entre Septiembre 2009- Septiembre 2010.

- Criterios de Inclusión:

Pre-escolares con edades entre 2 a 7 años.
Disposición de los padres y tutores a participar en la investigación.
Permanencia en el área durante el periodo de estudio.

- Criterios de exclusión:

No cumplimiento con los criterios de inclusión antes señalados.

- Criterios de salida:

Abandono Voluntario de la misma.

Técnica e instrumento de recolección de datos.

Para dar salida a los objetivos planteados en esta investigación, el autor diseñó una planilla de vaciamiento tipo cuestionario con interrogantes de respuestas cerradas, para responder (Si o No), así como de selección (X), la cual fue aplicada a los representantes legales de los niños previo consentimiento informado de los mismos. El cuestionario estuvo diseñado para recoger información sobre algunas variables de interés y socio-demográficas.

Operacionalización de las variables

Para dar cumplimiento a los objetivos específicos de esta investigación: las variables se operacionalizaron de la siguiente manera:

EDAD: Esta variable está clasificada como Cuantitativa Discreta, la cual se representará según años cumplidos, estratificándose en grupos de 2 años.

a. 2 a 3 años
b. 4 a 5 años
c. 6 a 7 años

SEXO: Esta variable está clasificada como Cualitativa Nominal Dicotómica, descrita según el género biológico: masculino o femenino.

HÁBITOS HIGIÉNICOS SANITARIOS: Para analizar este objetivo, se formularán las siguientes variables: Deposición de residuales sólidos y líquidos

Consumo de agua y alimentos

ABASTECIMIENTO PARA EL CONSUMO DE AGUA: Variable clasificada como Cualitativa Nominal, la cual será respondida con la selección de una de las siguientes interrogantes:

a. Directa del Acueducto
b. Hervida
c. Filtrada
d. Embotellada

3.2. DISPOSICIÓN DE EXCRETAS: Variable Cualitativa Nominal, se responderá seleccionando con una X, dependiendo de:

a. Cloacas
b. Letrinas
c. Otros

3.3. DISPOSICIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS: Variable Cualitativa Nominal, será respondida seleccionando con una X la respuesta correcta, dependiendo de:

a. Depósitos con Tapas
b. Depósitos sin Tapas
c. Bolsas Plásticas
d. Otros

HÁBITOS HIGIÉNICOS PARA EL CONSUMO DE ALIMENTOS: Variable Cualitativa Nominal Dicotómica, se responderá SI o NO a lo siguiente:

Lavado de manos antes de preparar alimentos
Lavado de vegetales y frutas con algún antiséptico
Lavado de manos antes de consumir alimentos
Consumo de alimentos en puestos callejeros

CONDICIONES DE LA VIVIENDA: Variable Cualitativa Nominal, se responderá dependiendo de ciertos indicadores propuestos por Marcelo Korc (2003) (35) quien expresa que la vivienda saludable, alude a un espacio de residencia que promueve la salud de sus moradores y cumple con las siguientes condiciones fundamentales:

Tenencia segura.
Ubicación segura, diseño e infraestructura adecuada (pisos, paredes, techos) y espacios suficientes para una convivencia sana.
Servicios básicos de buena calidad (Abastecimiento de agua, disposición de excretas y residuos sólidos).
Muebles, utensilios domésticos y bienes de consumo seguro y eficiente.
Entorno adecuado que promueva la comunicación y la colaboración.
Hábitos de comportamiento que promueven la salud (Higiene personal y doméstica).

Dependiendo de las condiciones que cumplan las viviendas donde habitan los niños estudiados se seleccionará con una (X), Buena: cuando cumpla con 5 requisitos; Regular cuando cumpla con 3 o 4 requisitos; y Mala cuando cumpla con 2 o menos requisitos.

Buena
Regular
Mala

SÍNTOMAS QUE PRESENTA EL PACIENTE: Variable Cualitativa Nominal, se responderá con una (X) la presencia de síntomas tales como:

a. Náuseas
b Vómitos
c. Dolor Abdominal
d Diarrea con moco
e. Diarrea con sangre
f Prurito anal
g. Otros

EXAMEN DE HECES FECALES: Para cumplir con este requisito y hacer la confirmación del diagnóstico de Parasitosis Intestinal, se les solicitó a los padres de estos niños, tomar una muestra de heces fecales, la cual será llevada al laboratorio del Centro de Diagnóstico Integral El Pinar, donde se realizará estudios de análisis de heces al fresco, mediante la aplicación de parte de la muestra entre una lámina porta y cubreobjetos, tiñéndola con lugol y vista directamente al microscopio; y al obtenerse el resultado se incluirá en la encuesta del paciente.

Técnica para el análisis de datos.

Una vez obtenida la recolección de datos a través de la encuesta, se procesarán por métodos estadísticos manual y porcentual, utilizando calculadoras, determinándose la frecuencia absoluta y porcentual; se confeccionaron tablas y gráficos, utilizando un microprocesador bajo ambiente Windows Vista; igualmente el texto se procesó con el programa Microsoft Word, de igual modo las tablas y gráficos se realizaron bajo el programa Excel y Power Point.

Análisis y discusión de los resultados.

La parasitosis intestinal es una de las enfermedades que más afecta a los países subdesarrollados y entre sus principales factores que facilitan su aparición están las deficientes condiciones medio- ambientales y de higiene, así mismo juega un importante papel la infraestructura de salud que posea el país.

A continuación se expondrán los resultados obtenidos al analizar las encuestas aplicadas a los representantes de los preescolares de la Comunidad Bello Monte I, para dar cumplimiento al objetivo general planteado: Caracterizar los pacientes preescolares con parasitosis intestinal de la comunidad antes mencionada.

Cuadro 1. Distribucion de preescolares con parasitosis intestinal según edad. 

parasitosis_intestinal_preescolares/parasitados

Fuente: encuesta (*) N=250

En el cuadro 1, se observa, que la incidencia de preescolares con parasitosis fue el 59,2% de los encuestados; en cuanto a edad, predominó el grupo etario de 4 a 5 años con 33,6%. Esta elevada incidencia se explica en gran medida por que en esta comunidad existen condiciones socio-sanitarias inadecuadas, además los padres o representantes legales no en muchos de los casos no poseen un conocimiento adecuado sobre normas de higiene personal y colectiva y en otros a pesar de tener estos conocimientos no se aplican, argumentando situaciones objetivas y otras subjetivas, como no tener economía suficiente para esto.

Resultados similares a éstos presentan otras investigaciones Balzán (12), al respecto menciona que la población mayormente parasitada se encuentra en menores de 20 años y de éstos las edades comprendidas entre 5 y 10 años (escolares), que corresponden al grupo de edad en que el niño necesita estar en mejores condiciones físicas y mentales para el proceso de aprendizaje.

Por otra parte; Ricci (20), al estudiar escolares de ambos sexos cuyas edades estaban comprendidas entre 7 y 12 años, encuentran que más del 50% de los niños estaban parasitados.

Se argumenta además que a esta edad los niños imitan patrones de conducta que luego se convierten en rutinas inadecuadas en cuanto a la higiene personal, facilitando así las condiciones para que aparezcan este tipo de infecciones por lo que es imprescindible realizar campañas para desparasitar a la población en general de la comunidad, estrategia ésta en unión del comité de salud y defensoras de salud, igualmente medidas de promoción y prevención para evitar la infestación que refuercen los conocimientos sobre los aspectos generales de la temática de interés, a través de los medios de radiodifusión masiva.

En el siguiente cuadro se expone la distribución de los preescolares afectados según sexo.

Cuadro 2. Distribución de preescolares con parasitosis intestinal según sexo 

parasitosis_intestinal_preescolares/parasitados_sexo

(*) N=250

En la Tabla 2, se observa en relación al sexo predominó el masculino con 37.2%; lo que puede estar explicado primero por que los niños representa la mayor población en estas edades en esta comunidad, lo cual fue corroborado con otros registros como el Análisis de la Situación de Salud de esta comunidad; además, por lo general los niños casi siempre están descalzos, juegan con arena, factores importantes estos para contraer las parasitosis.

Al respecto; Ricci (20), al estudiar escolares de ambos sexos cuyas edades estaban comprendidas entre 7 y 12 años, encuentran que más del 50% de los niños estaban parasitados.

Por su parte, Biolley, (21) reportan un 72.6% de positividad en niños de escuelas rurales y urbanas de Temuco, Chile; sin evidenciar diferencias entre ambos grupos.

Cuadro 3. Preescolares con parasitosis según hábitos higiénicos alimenticios 

parasitosis_intestinal_preescolares/habitos

(*) N=250

En el cuadro 3, en relación a los hábitos higiénicos y alimenticios como factor de riesgo influyente para la aparición de parasitosis en los preescolares de la comunidad en estudio; se observó, el 58,4% no se lavan las manos antes de preparar alimentos; el 52,8% no lavan frutas y vegetales con antisépticos; el 57,2% no realizan lavado de manos antes de consumir alimentos; el 58% expresó que no consumen alimentos en puestos callejeros. Hemos de destacar que este es uno de los factores más importante como vía de transmisión de la enfermedad, por lo que se hace necesario reforzar las medidas en tal sentido.

Por su parte; Ylis Valles del Instituto de la salud en el Estado Anzoátegui (SALUDANZ), 35 demuestra en el año 2006, hubo 1.182 afectados por parasitosis; además reporta que la enfermedad se adquiere por consumo de agua o alimentos contaminados con heces o excrementos, de animales o de persona a persona a través de las manos (infectadas por falta de aseo).

La especialista, además señala, que los alimentos crudos como lechuga, repollo, tomate y otros deben ser bien lavados, como también las manos antes de preparar las comidas y comerlas, lo que poco ocurre en los expendios callejeros.

Cuadro 4. Preescolares con parasitosis según el consumo de agua 

parasitosis_intestinal_preescolares/agua

(*) N=250

En el cuadro 4, se observa con respecto al consumo de agua, el 40,4%de los niños de esta comunidad la toman directa del acueducto, seguido del 26,8% que la toman filtrad; lo que representa un factor de riesgo influyente para la aparición de parasitosis intestinal, ya que la mejor manera de consumir el agua, es hervida o clorada, es decir tratadas para eliminar la contaminación de la misma.

Al respecto, Said (2007) (28) expone que la vía más frecuente de transmisión es la fecal-oral, sobre todo en guarderías. Los pacientes entre 2 y 4 años tienen un riesgo especial, debido a que no tienen un control de esfínteres pleno y una conducta exploradora. También se transmite por alimentos y a través del agua; por animales (gatos, perros, ganado vacuno, ovejas) y por vía sexual.

El agua constituye uno de los principales medios por lo cual pueden transportarse los diferentes microorganismo, sobre todo cuando no están tratadas, situación esta que se evidencian con más frecuencia en los barrios de menos recursos talo y como este caso, aunque se evidencia argumentos subjetivos que demuestran la baja percepción de riesgo de estas personas, para con ellos y para los que representan legalmente. Por estas razones se hace necesario incrementar las medidas educativas sobre la higiene de los alimentos y el tratamiento del agua a la población en general, para que de esta manera se eviten la infestación con parásitos, los cuales son causa de morbi-mortalidad infantil.

Cuadro 5. Preescolares con parasitosis intestinal según la disposición de excretas 

parasitosis_intestinal_preescolares/excretas

(*) N=250

En el cuadro 5, en relación a la disposición de excretas, en esta comunidad predominó la letrina con 54%, seguido del suelo con 30,8%; lo que representa un factor de riesgo importante para las parasitosis intestinal; asociado esto a las malas condiciones sanitarias en que habitan estos niños.

Resultados similares a estos presenta Wolfe (2004) (15) en su trabajo donde al estudiar la disposición de las excretas predominó las letrinas con 55%, representado por malas condiciones sanitarias.

Cuadro 6. Preescolares con parasitosis intestinal según la disposición de residuos sólidos 

parasitosis_intestinal_preescolares/solidos

(*) N=250

En el cuadro 6, en cuanto a la disposición de residuos sólidos, el 51,2% lo hace en depósitos sin tapas, seguido de bolsas plásticas con 23,6%. En tal sentido, la falta de higiene sanitaria en esta comunidad son factores predisponentes para parasitosis intestinal.

Guerrero y Otros (36) exponen que la relación entre saneamiento deficiente e infecciones gastrointestinales, al igual que la ausencia de drenaje intradomiciliario y mortalidad por infecciones gastrointestinales han sido ampliamente documentadas a nivel clínico y epidemiológico, por tanto, el hacinamiento, la falta de agua potable y de sistemas de disposición de excreta, así como la contaminación de alimentos y agua son variables presentes en el entorno rural en México, que han propiciado y acumulado un deterioro permanente del estado de salud de la población

Cuadro 7. Preescolares con parasitosis según de condiciones de la vivienda 

parasitosis_intestinal_preescolares/vivienda

(*) N=250

En el cuadro 7, se observa, al respecto de las condiciones de la vivienda como factor predisponerte para parasitosis intestinal; se describió que en esta población predominaron las viviendas en malas condiciones con 59,6%; esto es factor importante para el desarrollo de parasitosis intestinal.

En este contexto, La pobreza, el hacinamiento, el inadecuado saneamiento, entre otros, contribuye o condiciona la aparición de parasitosis, siendo los niños los más susceptibles ya que están constantemente expuestos a suelos contaminados o infectados por defecaciones. (28)

En este contexto, las parasitosis intestinal se agudiza en zonas de alta marginalidad en donde las condiciones de vivienda, higiene personal y educación son precarias, situación que demuestra y exige la importancia del entorno en la promoción de salud, ya que si este no es apropiado, repercutirá en la biología humana, el estilo de vida y en la organización de la atención sanitaria.

Cuadro 8. Preescolares con parasitosis intestinal según los sintomatología 

parasitosis_intestinal_preescolares/sintomas

(*) N=250

En el cuadro 8, en cuanto a los síntomas más frecuentes que presentaron los preescolares con parasitosis; se observó que el dolor abdominal fue el síntoma predominante con 43,2%, seguido del prurito anal con 25,2%.

Según Mora y Otros (37) la infección causada por la Entamoeba histolytica se origina por el contacto directo oral-fecal o a través de aguas o alimentos contaminados con los quistes de las amibas. La Entamoeba Histolytica puede vivir en el intestino grueso o invadir la mucosa intestinal causando lesiones intestinales, produciendo síntomas tales como: dolor abdominal, nauseas, fiebre, flatulencias y dolor de cabeza, y signos como: diarrea muco-sanguinolenta, además, puede llegar a colonizar otros órganos: hígado, cerebro, piel, y pulmón.

CUADRO 9. PREESCOLARES CON PARASITOSIS INTESTINAL SEGÚN EL RESULTADO DEL EXAMEN DE HECES FECALES 

parasitosis_intestinal_preescolares/especie

(*) N=250

En el cuadro 9, al respecto de establecer el diagnóstico de infestación por parásitos mediante la realización de examen de heces fecales en los preescolares; se observó que los niños que están infectados de parásitos, en el examen de heces fecales se encontraron con mayor frecuencia: en relación a los helmintos, predominó Áscaris lumbricoides con 69,5%; en relación a los protozoarios, predominó Giardia lamblia con 37,8%.

Resultados similares han arrojado estudios realizados en Filipinas, desarrollado por Auer (23), demuestra que en niños entre 8 meses y 15 años de edad, los parásitos más comunes fueron T. trichiura y A. lumbricoides, la prevalencia de Ancylostomídeos fue de un 10% y entre los protozoarios Entamoeba histolytica y Giardia lamblia tuvieron una prevalencia del 21% y 20% respectivamente, además, la mayoría de los niños (84%) fueron afectados por el multiparasitismo. Igualmente, Hillyer (24) al analizar la prevalencia de parasitosis intestinales en una comunidad rural en Puerto Rico, encuentra que los principales helmintos observados fueron: T. trichiura, Ancylostomídeos y Strongyloides stercoralis.

Conclusiones.

1. Existe una elevada incidencia de parasitosis en preescolares de la Comunidad Pinos I, en cuanto a la edad predomina el grupo etáreo de 4 a 5 años y el sexo masculino.

2. En los factores de riesgo se evidenciaron el no lavado de las manos antes de ingerir alimentos; así como las frutas y vegetales. El consumo de agua, la toman directa del acueducto y disposición de excretas, predomina la letrina.

3. El dolor abdominal es el síntoma predominante, seguido del prurito anal.

4. En el examen de heces fecales se encontró con mayor frecuencia: en relación a los helmintos, predomina Áscaris lumbricoides; de igual modo, en relación a los protozoarios, predomina Giardia lamblia.


Recomendaciones.

1. Desarrollar este tipo de investigación en otras áreas de salud, dirigido a conocer las características de los pacientes que portan esta enfermedad y trazarse una estrategia concreta de promoción y prevención dirigida a grupos específicos.

2. Implementar una Intervención Educativa en la población en general y en especial con los representantes legales de estos pacientes, además de cursos de actualización a personal médico en general.

Anexo I

Consentimiento informado.

Estimados padres o tutores legales:

A través de la presente hago constar, en mi condición de padre o de responsable legal del preescolar en cuestión y después de haber recibido la información necesaria sobre el tema de investigación en cuestión (Parasitismo en preescolares), así como las ventajas que obtendremos para el desarrollo de una vida mas sana, estoy de acuerdo en participar en la investigación y cumplir con los lineamientos de la misma.

________________________ _______________

Nombre y Apellidos                      Firma.

Anexo II

República Bolivariana de Venezuela. Ministerio del Poder Popular para la Salud Misión Barrio Adentro

Parasitosis intestinal en preescolares 2008-2009.

ENCUESTA.

1. IDENTIFICACIÓN:

a. Edad ____ años b. Sexo: F ____ M _____

2. CONSUMO DE AGUA:

a. Directa del acueducto ____b. Hervida _____c. Filtrada_____

d. Embotellada ______

3. CONSUMO DE ALIMENTOS:

a. Lavado de manos antes de preparar alimentos: SI _____ NO _____
b. Lavado de vegetales y frutas con algún antiséptico: SI _____ NO _____
c. Consume alimentos en puestos callejeros: SI ______ NO ______
d. Lavado de manos antes de consumir alimentos: SI _____ NO ______

4. CONDICIONES DE LA VIVIENDA:

a. Buena ________ b. Regulares _______c. Malas_______

5. DISPOSICIÓN DE EXCRETAS:

a. Cloacas _____ b. Letrinas ______ c. Otros____

6. DISPOSICIÓN DE BASURAS:

a. depósitos con tapas ______ b. Depósitos sin tapas ______ c. Otros______

7. DE ESTOS SÍNTOMAS, CUALES HA PRESENTADO:

a. Náuseas _____ b. Vómitos ______ c. Dolor abdominal_______
d. Diarrea con moco _______ e. Diarrea con sangre _______ f. Prurito anal ______ g.

Otros _________________________

9. RESULTADO DE EXAMEN DE HECES___________________________

______________________________________________________________

Anexo III

Gráficos.

Grafico 1

Caracterización de pacientes preescolares con parasitosis intestinal según la edad 

parasitosis_intestinal_preescolares/parasitosis_edad

Fuente: tabla 1

Grafico 2. Preescolares con parasitosis intestinal según el sexo 

parasitosis_intestinal_preescolares/parasitosis_sexo

Fuente: tabla 2.

Grafico 3. Preescolares con parasitosis intestinal según hábitos higiénicos alimenticios 

parasitosis_intestinal_preescolares/grafico_habitos

Fuente: tabla 3

 

Gráfico 4. Preescolares con parasitosis intestinal según el Consumo de agua 

parasitosis_intestinal_preescolares/grafico_agua

Fuente: tabla 4

Grafico 5. Preescolares con parasitosis intestinal según la Disposición de excretas 

parasitosis_intestinal_preescolares/grafico_excretas

Fuente: tabla 5

Grafico 6. Preescolares con parasitosis intestinal según la Disposición de residuos sólidos 

parasitosis_intestinal_preescolares/grafico_solidos

Fuente: tabla 6

Grafico 7. Preescolares con parasitosis intestinal según las condiciones de la vivienda 

parasitosis_intestinal_preescolares/grafico_vivienda

Fuente: tabla 7

Grafico 8. Síntomas presentes en los preescolares con parasitosis intestinal 

parasitosis_intestinal_preescolares/grafico_sintomas

Fuente: tabla 8

Grafico 9

Resultado de examen de heces fecales 

parasitosis_intestinal_preescolares/grafico_examen_heces

Fuente: tabla 9

Referencias bibliográficas.

1. Manual de Merck. Décima Edición. Océano Grupo Editorial. Barcelona España. 1999.
2. Álvarez R. Temas de medicina General Integral. Volumen II. Principales Afecciones del Individuo en los Contextos Familiar y Social. La Habana-Cuba: Editorial Ciencias medicas; 2001.
3. Roca Goderich R. Temas de Medicina Interna. Tomo II. Cuarta Edición. La Habana: Editorial Ciencias Médicas (Ecimed) 2002.
4. Rincón, W.; Calvo, B.; Acurero, E.; Chaparro, O.; Paz, M.; Guanipa, S.; Heredia, M. Prevalencia de parásitos intestinales en niños menores de 5 años con diarrea atendidos en centros asistenciales de la ciudad de Maracaibo. Kasmera 2005; 23:27-42.
5. Freites A., Colmenares D., Pérez M., Fernández K., Guanipa E. Parasitosis Intestinales en el Occidente Venezolano: Prevalencia y factores de Riesgos asociados en niños de una comunidad marginal. Universidad del Zulia. Facultad de Medicina. Zulia-Venezuela. 2007.Bol Venez Infectol Vol.18, 2.
6. Graef JW. Terapéutica Pediátrica. Sexta Edición. Madrid-España: Marban Libros, S.L; 2002.
7. Farreras R. Tratado de Medicina Interna. 14ª Edición. España: Ediciones Harcourt. 2000.
8. Melvin D., Brokee M.: Métodos de Laboratorio para el Diagnóstico de Parasitosis Intestinales. Nueva Editorial ínter americana, S.A. Ciudad de México. México, 2007; p.198.
9. Mercado R.; Aravena A.; Arias B.; Sandoval L. y Schenone H.: Frecuencia de infección por enteroparasitosis en escolares de Nicaragua. Bol. Nicar. Parasitol. 2006; 44:89-91.
10. Mercado R.; Guarda M. E.; Guerra H.; Lobos M.; Ferrada C.; Arias B.; Sandoval L., Schenone H.: Protozoos y helmintos intestinales: Frecuencia de infección, estado nutricional y manifestaciones digestivas en niños de hogares de menores y una sala de cuna de Santiago de Chile. Bol. Chil. Parasitol. 2006; 43:41-46.
11. Biagi F.: Enfermedades parasitarias. México, Editorial Fournier, S.A. 2007; p.3-17.
12. Balzán C.: Estado actual del programa de lucha contra la Anquilostomiasis y otras parasitosis intestinales. Bol. Sal. Publ. 2006; 12:25-35.
13. Kvalsvig J. D.; Coopan, R.M. and Connolly, K. J.: The effects of parasite infections on cognitive processes in children. Ann. Trop. Med. Parasitol. 2005; 85:551-568.
14. Neghme, A., Cols R. Parasitosis intestinales en los niños. Bol. Chil. Parásitos. 2004; 19:45.
15. Wolfe M., Calchi M.: Prevalencia de parasitosis intestinales en alumnos del pre-escolar Instituto José Celestino Arzuaga, el Policiíta. Municipio Maracaibo, Estado Zulia. Kasmera. 2004; 22:51-69.
16. Miranda A.; Ramírez L.; Justicia M.D. y Miranda A.: Desnutrición y parasitosis en niños escolares del área rural y urbana. Científica. 2003; 12-15.
17. Botero D., Restrepo M.: Parasitosis Humanas. 2da. Edición Ediciones Corporación para las Investigaciones Biológicas. Medellín Colombia. 2002; p. 379.
18. Lizano C., De Ibate J.: Incidencia de parásitos intestinales en los niños de la sección de pediatría del Hospital San Juan de Dios. Rev. Biol. Trop. 2003; 1:223-233.
19. Lara W.; Calvo B.; Heredia, M. Enteroparasitosis en niños menores de 5 años con diarrea. Estudio de la relación causal. KASMERA, 2005; 23:1-26.
20. Ricci, M.; De Coronet, V. and Gerulewicz, E.: Intestinal parasites in the Provence of Brindisi. Trop. Dis. Bull. 2004; 71:619.
21. Biolley, M.; Rubilar, C.; Medina, C.; Sandoval, A. y Gamboa, C.: Enteroparasitosis en niños de escuelas rurales y urbanas de Temuco Di Región de Chile. Parasitol, al Día 2005; 13:69-73.
22. Chotray L., Puga S., Schweikart A., Franjola R.: Enteroparasitosis en escolares de la localidad de Chonchi y su relación con algunos factores de saneamiento básico. Chiloé-insular. X Región, Chile. Bol. Chil. Parasitol. 2005; 40:94-96.
23. Auer M.; Esperanza, L.; Godoy, A.; Lewchuk, L. Relación entre la diarrea crónica y enteroparásitos en pacientes de consultorio externo de gastroenterología del hospital Provincial de pediatría de autogestión de Posadas Misiones. 2002. Unne.edu.ar 03med 046.
24. Hillyer Pineda, MR.; Parra, H.; Cluct, I.; Acosta, T.; Nava, D.; Parra, L. Factores etiológicos asociados a diarrea persistente en niños y su relación al estado nutricional. Congreso Nacional de Pediatría, Dr. Alberto Bercowsky 2005; 50.
25. Ministerio de Sanidad y Asistencia Social. Memoria y Cuenta 2000. Editorial. Litografía Melvin. Caracas. 2001: 77, 244-245.
26. González A., Ocando M.: Enteroparasitosis en pre-escolares y escolares en Municipios del Distrito Mara. Estado Zulia, Tesis de grado. Escuela de Bioanálisis. Facultad de Medicina. Universidad del Zulia. Maracaibo-Venezuela. 2006.
27. Díaz I., Flores D.T. Prevalencia de parasitosis intestinales en alumnos de educación básica del Municipio Cacique Mara, Maracaibo, Estado Zulia. Kasmera. 2000; 18:46-70.
28. Said J., Fernández M. Amibiasis invasiva en niños de una comunidad indígena de la Sierra de Perija. Estado Zulia Venezuela. 2007. Bol Venez Infectol Vol. 18 No. 2
29. Johm, C. Sherris, “Microbiología Medica” Ediciones Doyma, Impreso en España por Emego, P.P. 920.
30. Universidad del Zulia, “Helmintología” Tomo III, Facultad de Medicina, Escuela de Bioanálisis. 2006.
31. Hernández R., Fernández C., Baptista P. Metodología de la Investigación. Editorial Mc. Graw Hill. Bogotá-Colombia. 2006.
32. Hurtado de Barrera C. El Proyecto de Investigación Holística. Colección Holos Magisterio. Bogotá. 2002.
33. Pelekais C., Finol M., Neuman N., Belloso OJ. El ABC de la Investigación. Una aproximación teórico-práctica. 2da Edición. Maracaibo-Venezuela. 2007.
34. Korc Marcelo. Organización Panamericana de la Salud. Vivienda Saludable. Caracas-Venezuela. 2003.
35. Valles Ylis. Instituto de la Salud del Estado Anzoátegui (SALUDANZ) reporta 1.182 casos de amibiasis durante este año en Anzoátegui. 2006.
36. Guerrero M., Hernández Y. Parasitosis Intestinal y Alternativas de Disposición de Excreta en Municipios de Alta Marginalidad. México. 2005.
37. Mora, L.; García, A.; De Donato, M.T. Prevalencia del Complejo Entamoeba histolytica/Entamoeba dispar en pacientes con síntomas gastrointestinales de diarrea procedentes de Cumaná, Estado Sucre. KASMERA 2005; 33:36-45.
38. Vizcaya, L.; Flores, A.; Hernández, J.; Blanco, B.; Pérez Schael, I. Origen bacteriano de la enfermedad diarreica aguda en Mérida, Venezuela. Rev. Cubana Med Trop 2004; 51(1):9-14.
39. Chac L., Relevancia del reconocimiento de Entamoeba dispar en la Amebiasis. 2001. Invest Clin Vol. 42 No. 3
40. Jimenez H., Polanco Z. Diagnostico y tratamiento de Amebiasis intestinal en pacientes mayores de 20 años en el consultorio Dra. Evangelina Rodríguez. 2000.
41. Addimandi, Vicente, “Programa nacional de Prevención y Control de las Infecciones Hospitalarias del M.S.A.S.” Caracas, Venezuela, 2005.
42. Berenson, M.L. Y Levine, D.M., “Estadística rara la Administración y Economía, Conceptos y Aplicaciones”, Nueva Editorial Interamericana S.A. de C.V. México, D.F., 2004.
43. Dehollain, Paulina y otros, “Venezuela Desnutrida Hacia el 2.000”. Ediciones Alfadil, Editorial Trópicos, Traductor Sánchez, Caracas Venezuela, 1999.
44. Dehollain, Paulina y otros, “Guía de Alimentación para Venezuela”, Edición I.N.N., Fundación Cavendes, Caracas Venezuela, 2001.
45. Diccionario medico practico para el hogar, Editorial América, Panamá, 2007.
46. Guevara P., “Ética y Educación Ambiental” Edición Dirección de Médicos y Publicaciones, Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela. 2000.
47. Guevara P., “Ética Ambiental y Política de Conservación de los Recursos Naturales”, Primera Edición, Universidad de Carabobo, Valencia Venezuela. 2003.

Fuente: Portales Medicos.

Página 1 de 3

Publicidad

Médicos


Usted esta aqui: Noticias Pediatría